Las vacaciones de verano de la realeza

Prematuras para las Familias Reales sueca y danesa, breves y austeras para la Familia Real española, imprevisibles las de los Orange...

por hola.com

 

Las Cortes Reales de Europa comienzan a oler a mar, a campo y a montaña. Y es que, como en todos los hogares europeos, también empiezan a soplar aires de estío en palacio. Hay quien disfruta ya del merecido descanso; hay quien prepara las maletas para poner rumbo en breve a lugares paradisíacos, y hay también quien cuenta los días para las soñadas vacaciones.

Carlos Gustavo y Silvia de Suecia han tomado la delantera al resto de los miembros reales en lo que al veraneo se refiere. Han sido de los primeros en cerrar la agenda oficial para iniciar su tradicional asueto estival en la Costa Azul. Los Reyes se encuentran como todos los años por esta fechas en Saint Tropez tomando el sol, navegando en yate, visitando los mercados de los pueblos cercanos (especialmente el de Cogolin, famoso por sus bordados); saliendo a cenar al famoso restaurante Da Salvatore (con música latina y ambiente relajado), donde pueden disfrutar de una exquisita carne de buey, verduras provenzales, y pescados de la zona... Más lejos se han ido los príncipes Victoria y Daniel de luna de miel. La pareja de recién casados disfruta de un viaje de novios de ensueño allende los mares en la isla polinesia. Ni la princesa Magdalena, que viajó la semana pasada a Londres para desempeñar su labor humanitaria en la Fundación para la Infancia, ni el príncipe Carlos Felipe, que estuvo hace un par de días en Sudáfrica viendo el Mundial, están aún de vacaciones. Y lo más probable es que tampoco lo estén antes del 14 de julio, Día de Victoria de Suecia, que este año coincide con su 33º cumpleaños. Toda la familia festejará la señalada ocasión en Solliden, la residencia familiar de verano, aunque por primera vez en ausencia de la protagonista, que seguirá de viaje. Los Príncipes comenzarán a vacacionar a partir de entonces, porque los Reyes ya tienen algún acto programado en la segunda mitad de julio.

 

 

Otros que también han comenzado su particular verano azul han sido MargaritaHenrik de Dinamarca. Recorrieron las islas Feroe la semana pasada a bordo de su barco Dannebrog y hoy han partido hacia su residencia estival en Aarhus. Se espera que durante el transcurso de las próximas semanas se acerque hasta allí el resto de la Familia Real danesa para compartir con los soberanos parte de sus vacaciones. Hacia mediados de agosto la reina Margarita y su esposo, el príncipe Henrik, volverán como todos los años a su castillo de Caix, una espléndida residencia rodeada de extensos viñedos cercana de Cahors, en el suroeste francés, donde concluirán finalmente el periodo vacacional. Ni los príncipes Federico y Mary ni los príncipes Joaquín y Marie han iniciado su veraneo todavía, aunque sus agendas oficiales para julio están vacías. Mientras llega el ansiado momento, ofrecen un refrescante aperitivo con algunas de sus salidas de ocio en familia.

Al resto de las Familias Reales no les ha tocado aún su turno, aunque algunas tienen las maletas casi preparadas, como los Orange. Guillermo y Máxima de Holanda y sus pequeñas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane, han obsequiado ya a la prensa holandesa con la tradicional sesión fotográfica oficial que da arranque al verano y que todos los años ofrecen a condición de no ser molestados durante el resto de sus vacaciones. Esta vez el posado ha tenido lugar en los jardines de la residencia de los Príncipes en la localidad de Wassenaar y ha estado marcado por el importante partido de semifinales que la selección holandesa de fútbol disputará mañana contra Uruguay. Han hablado con los periodistas de fútbol y de sus hijas, pero de su destino vacacional nada de nada.

La Familia Real belga no tardará tampoco en disfrutar de un merecido descanso. Si son fieles a sus tradiciones, Alberto y Paola de Bélgica regresarán de nuevo a Châteaunneuf-de-Crasse, sur de Francia. A ese precioso pueblo en el que poseen una casa de campo, Romarins, comprada hace ya dos décadas. Una mansión de piedra rodeada por un precioso parque de tilos, cipreses y olivos que también visitarán otros miembros reales. Y es que por esta ciudad gótica con vistas al mar (a 12 kilómetros de Cannes y a 30 de Niza), antes o después, pasa toda la familia. Antes, los Herederos belgas ofrecerán, al igual que sus homólogos holandeses, un pequeño bocado de lo que serán sus vacaciones familiares en forma de posado fotográfico durante su estancia en una localidad belga con encanto para promocionar el país.

  

 

Todos los miembros de la Familia Real noruega tienen actos programados en la agenda oficial durante el mes de julio, aunque espaciados, lo que podría permitir alguna breve escapada entre compromiso y compromiso. Pero las vacaciones estivales propiamente dichas serán en agosto, ya que no tienen nada marcado para entonces. El destino es más incierto. Lo más probable es que Harald y Sonia de Noruega pasen parte de su asueto en su residencia de verano en Mågerø, en una isla de Tjome (que significa fin del mundo conocido) sobre la ladera de un terreno en declive que une el mar y la tierra, y tal vez allí se les unan sus hijos, el príncipe Haakon y la princesa Marta Luisa, con sus respectivas familias. Luego podrían desplazarse a otro paradisíaco rincón de la geografía noruega e incluso a Mallorca como otros años.

De las vacaciones reales británicas o de las monegascas nada se sabe aún. Si la Familia Real británica sigue el esquema de veranos pasados, la reina Isabel y su esposo, el Duque de Edimburgo, viajarían en algún momento a Balmoral; el príncipe Carlos y la Duquesa de Cornualles podrían volver a veranear en Birkhall, un lugar paradisíaco, recóndito e idílico en el que la Reina Madre organizaba, con frecuencia, picnics y jornadas de pesca en el río Lodge para su círculo de amigos; el príncipe Guillermo y Kate Middleton harían un viaje exótico como acostumbran, y el príncipe Harry y su novia, Chelsy Davy, se reservarían unos días para volver a Sudáfrica. Mientras que los Grimaldi dividirían su veraneo entre la Costa Azul, Ibiza y algún que otro lugar donde tienen residencia de verano. Meras especulaciones… Lo que no son suposiciones es que será uno de los estíos más especiales de Alberto de Mónaco y (por fin) su prometida, Charlene Wittstock.

Las vacaciones de la Familia Real española serán más breves y austeras debido a la crisis. Los Reyes no se desplazarán a Palma hasta finales de julio, si bien la reina Sofía podría hacer alguna breve visita a la isla balear, cuando la agenda lo permitiera, antes de instalarse definitivamente allí para pasar el verano. El príncipe Felipe abandonará Palma a principios de agosto para representar a España con motivo de la toma de posesión del nuevo Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y posiblemente la princesa Letizia y las niñas, las infantas Leonor y Sofía, partan también entonces hacia Madrid para disfrutar a la vuelta del Príncipe de unas vacaciones anónimas en otro destino desconocido. Se espera también la visita de la infanta Elena con sus hijos, Felipe y Victoria, y de los Duques de Palma con sus hijos, Juan, Pablo, Miguel e Irene. Un veraneo más corto, con menos salidas en barco y con estancias escalonadas, pero seguro refrescante como todos.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie