Pautas para dar agua a los niños de 0-6 meses en adelante©AdobeStock

Bebés

¿Necesita mi bebé beber agua?

Una de las múltiples preguntas que nos hacemos durante la maternidad es si el bebé puede beber agua y en qué cantidades. ¿Le doy agua, además de leche? Las dudas aumentan con la alimentación complementaria y hemos querido despejarlas de la mano de una experta.

¿Cuándo debe un bebé empezar a beber agua? ¿Cuánta cantidad? ¿Cómo se la ofrezco? Si bien hace unos años esta pregunta no era tan habitual, con la llegada de la alimentación complementaria son muchas las dudas que les surgen a los padres sobre si deberían o no, incorporarla junto con la lactancia. Mar López, pediatra, nos las resuelve:

¿Necesita mi bebé agua desde que nace?

No. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que empecemos a dar agua a partir de los seis meses, justo en el momento en el que empieza la alimentación complementaria, y a demanda. La Asociación Española de Pediatría así lo asegura expresamente: el bebé no necesita ningún otro líquido, más allá de la leche, hasta que cumpla los seis meses.

Es cierto que todos necesitamos beber agua, pero el bebé ya lo hace a través de su leche. “Desde que nace hasta los seis meses no se recomienda que beban agua. El niño necesita leche, que es lo que va a nutrir e hidratar”, explica.

Si le damos agua, nuestro hijo podría perder peso al no tomar tanta leche porque se sienta lleno por haber bebido agua. “Hemos de tener en cuenta que, al final, eso no le está nutriendo, puede no engordar adecuadamente”, explica la experta. Además, sostiene que un bebé que toma agua está en riesgo de tener una infección gastointestinal o por una bacteria.

Pautas para dar agua a bebés de 0-6 meses en adelante©AdobeStock

¿Cuánta cantidad ofrecemos?

No hay que controlar las cantidades. La cantidad de agua no se establece, es a demanda. La experta concreta que al bebé se le ofrece agua y se le da lo que el bebé necesite, se regulan solos. “Puede ocurrir que un bebé esté tomando un litro de leche materna, siendo su composición mayoritariamente agua, le baste con la leche y no quiera agua. También puede ser que otro niño tome menos leche materna al día y, por tanto, tome más… depende siempre de la leche que haya tomado, de qué tipo de leche y de otros componentes como la temperatura. Es decir, si hace calor es más probable que quiera agua”.

En cualquier caso, el mensaje está claro: no podemos saber qué cantidad de agua va a necesitar un niño. “Dependerá de si hace calor, frío, si está haciendo corriendo mucho… dependerá siempre de la actividad”, concluye.

¿En qué momento?

Mar López recomienda ofrecerles agua después de las comidas y, entre horas, a demanda ya que algunos bebés, si beben justo antes de comer, podrían llenarse y comer menos.

Pautas para dar agua a bebés de 0-6 meses en adelante©AdobeStock

¿Cómo la ofrecemos?

La experta recomienda ofrecer agua en vaso. “A los seis meses se recomienda dejar el biberón y ofrecer la leche o el agua en vaso”. Esto es lo que dicen la mayoría de guías de alimentación complementaria. Lo más recomendable, en cualquier caso, es no usar el biberón directamente, a ser posible.

“En la realidad, en la práctica del día a día, es muy difícil dejar totalmente el biberón a los seis meses. Las familias lo hacen poquito a poco. Pero el agua sí es recomendable darla el vaso para que los bebés puedan practicar”, recoge la pediatra.

“Se recomienda que sea un vaso normal pero más pequeño, y mejor si es transparente para que el adulto pueda calcular y ver lo que bebe y si se lo tira encima o no. En cuanto al tamaño, lo ideal es un vaso pequeñito para que se adapte a él y lo puedan manejar y tumbar bien. Aprenden a beber enseguida... pero hay que ir ayudándoles hasta los 18 meses o los dos años”.



¿Por qué no se recomiendan los vasos de 360º?

“Los vasos antiderrame 360° no los recomienda porque provocan que el bebé trague aire y luego se quejen por dolor de tripa o gases. Además, no son adecuados para el desarrollo de la mordida, la postura de los dientes... y no les enseñan a beber como toca. Se les enseña a succionar de otra manera”, recoge.

 Bebidas prohibidas para el bebé a partir de los seis meses

Lo mejor es darles o agua o leche. No es adecuado darles zumos: “El zumo es una fruta procesada y cuando la trituramos lo que hacemos es retirar la fibra que envuelve al azúcar de la fruta, en este caso, la fructosa, de forma que ese azúcar se absorbe mucho más rápido en el cuerpo porque no está envuelto de una fibra. Esto provoca que lo absorbamos de manera muy rápida y provoca un pico de azúcar muy alto en sangre. Se puede hacer de manera ocasional y en pequeña cantidad”, explica la especialista.