En el dormitorio de... Luna, Isa y Silvi: una cabaña en el cielo

La vida de María Dueñas Jacobs siempre ha estado relacionada con el mundo de la moda. Es una de las empresarias más ‘cool’ de Nueva York y allí nos recibe en su espectacular casa. Con ella, descubrimos las claves del dormitorio de sus tres hijas, Luna y las gemelas Isa y Silvi, y comprobamos cómo diseño e infancia pueden ir de la mano

María Dueñas HOLA NIÑOS

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

La familia numerosa de María Dueñas Jacobs llegó casi sin esperarlo. Después de un aborto repentino, con 28 años, y la posterior desilusión, con 30 años, nació la tan deseada Luna, su hija mayor, y la si­guieron, con apenas dos años de diferencia, las gemelas Isa y Silvi. Toda una sorpresa que ni ella imaginaba y que ahora disfruta en su precioso piso de Nueva York. Allí, nos enseñan la habitación, inspirada en una cabaña en las nubes, de las tres pequeñas y descubrimos el valor de compartir en familia.

-¿Cómo es una casa con tres niñas?

-Llena de risas, juegos, una buena cantidad de peleas... y ¡también muchas joyas!

-¿Ha cambiado mucho la de­coración desde que eres madre?

-¡Absolutamente! Con los niños hay que tener en cuenta muchas cosas a la hora de decorar una casa. Siempre estoy evitando los bordes y rincones afilados, y buscando telas que sean un poco más amigables para ellas. Pero creo que hay muchas formas de diseñar una casa que sea sofis­ticada, ¡pero también habitable para mis pequeñas!

Por ejemplo, en su habitación, les puse un tipi precioso, color crema, bordado; por fuera es ideal, pero por dentro tienen un caos de juguetes y peluches.

María Dueñas HOLA NIÑOS©ICIAR J. CARRASCO
María Dueñas Jacobs con sus tres hijas. Sentada en las escaleras, la mayor, Luna, y con ella sobre la cama, las gemelas Isa y Silvi. En el dormitorio, convive a la perfección un estilo adaptado para ellas, con multitud de ideas prácticas de almacenamiento, para hacer de este un espacio ordenado, seguro y feliz.

-¿Por qué crees que es con­veniente que las tres niñas duer­man en la misma habitación?

-Crecí compartiendo una habi­tación toda mi vida con mi hermana y tengo los mejores recuerdos de nuestro tiempo juntas. Espero lo mismo para mis hijas, que se acostumbren a compartir, a considerarse la una a la otra y que trabajen en equipo. Siempre les digo: ‘¡Compartiendo se tiene más!’.

-¿En qué te inspiraste?

-Sabía que quería hacer algo distinto, especialmente porque tenía en mente tres camas en una habitación. Vi este fondo de pantalla mágico en Instagram (@photowall_sweden) y me enamoré de este concepto.

“Ellas participaron en la decoración. Fueron ellas quienes dijeron: ‘¡Vamos a hacer las camas blancas como si fuesen nubes!’”

-¿Ellas participaron en el proceso?

-¡Oh, sí! ¡Y tienen mucho que decir! Sus opiniones son super­graciosas y perspicaces. Les enseñé las fotos del papel y fueron ellas quienes dijeron: ‘¡Va­mos a hacer las camas blancas como si fuesen nubes también!’.

-¿Qué valores quieres trans­mitir a tus hijas?

-Hablamos mucho sobre el agradecimiento. Pero, en este momento, la amabilidad es importante. Estamos practi­cando cómo comunicar los sentimientos, con un poco de amabilidad y compasión. Y a la vez sobre cómo aplicarla a los demás. Y eso lleva a conver­saciones sobre empatía, dife­rencias, injusticias y, de nuevo, agradecimiento.

María Dueñas HOLA NIÑOS©ICIAR J. CARRASCO
“Con los niños hay que tener en cuenta muchas cosas a la hora de decorar. Pero creo que hay muchas formas de diseñar una casa que sea sofisticada ¡pero también habitable para mis pequeñas!“

Los imprescindibles

  • Los tonos pastel para mantener una energía serena. “Nos encanta mirar por la ventana. Así parece que estamos en las nubes de NY”.
  • Una lámpara especial. “Su diseño nos recuerda a caramelitos”, nos cuenta María.
  • Telas y texturas que tapen el desorden o que sean fáciles de lavar.

Más sobre