María Astrid de Liechtenstein en su boda

María Astrid de Liechtenstein se casa con el escote que más estiliza y bordados 'zig-zag'

La hija menor del príncipe Nicolás de Liechtenstein y Margarita de Luxemburgo ha recuperado una tiara familiar con su original vestido de cola 'infinita'

por Mariana Torres

Italia se convierte una vez más en el escenario idílico de una boda real. Después del magnífico despliegue que resultó del enlace de Lady Kitty Spencer y Michael Lewis en la Città Eterna el pasado mes de julio y la unión de los duques de Noto en Sicilia unas pocas horas antes, se ha casado esta tarde la princesa María Astrid de Liechtenstein con el empresario Ralph Worthington, heredero de Metropolitan Oil, en una ceremonia religiosa que ha reunido a las tres casas reales de Liechtenstein, Luxemburgo y Bélgica en la localidad toscana de Orbetello. La hija menor del príncipe Nicolás de Liechtenstein y Margarita de Luxemburgo, prima de los reyes de Bélgica, ha dado finalmente el 'sí quiero' tras posponer su matrimonio en 2020, como muchas otras novias que cumplieron su sueño este verano, por lo cual la expectación era máxima en torno a su vestido, que resultó ser un diseño de escote perfecto, larga cola y bordados 'zig-zag'.

María Anunciata de Liechtenstein, dos vestidos de impacto y tiaras familiares en su gran día

El escote más favorecedor 

Parece ser una temporada de alegría para la Familia Real de Liechtenstein tras el duro golpe del fallecimiento de la princesa Marie en agosto, pues esta nueva estampa de amor llega tan solo tres semanas después de que la hermana mayor de María Astrid, María Anunciata de Liechtenstein, celebrara su propia boda religiosa en Viena, congregando así a miembros de la realeza europea y de la jet-set internacional. Esta tarde, llegado el turno de su hermana menor, la protagonista del evento ha maravillado a sus allegados con un vestido color marfil de sutil escote pico que partía del borde de sus hombros, como si se tratase de un corte barco, tanto en la parte delantera como a su espalda. Esta clase de corte genera un efecto óptico que alarga la figura de la Princesa, reforzado por el resto del dramático vestido. El tejido satinado está intervenido por unos bordados geométricos de líneas entrecruzadas extendidas a lo largo de la falda y su larguísima cola, la cual necesitó el apoyo de dos invitadas para facilitar la caminata de la novia y prolongó esa sensación de infinidad.

Una preciada tiara decimonónica

A pesar del pequeño tamaño del principado de Liechtenstein, sus reintantes guardan en las bóvedas una serie de tiaras impresionantes, de donde la novia ha sacado su elección para este día especial: la diadema Kinsky Honeysuckle. Está hecha con diseño de madreselva en diamantes, plata y oro, rodeados por un halo de diamantes, y data del siglo XIX, período en el que imperaban las tiaras de motivos vegetales. Cada elemento está intercalado por un elemento vertical que simula una flor. Se cree que fue regalo de bodas para la princesa María Josefa de Liechtenstein por parte de su esposo Ferdinand Bonaventura, séptimo príncipe Kinsky de Wchinitz y Tettau, en 1870. En las últimas décadas, este accesorio ha servido como tiara nupcial en los enlaces de a princesa Tatiana de Liechtenstein (1999) y del príncipe Maximiliano con Angela Brown (2000). Lo habitual, sin embargo, es decantarse, como hizo su hermana María Anunciata a principios de este mes, por la corona Fringe. De cualquier forma, sí coincidieron en la elección de pendientes, los mismos que llevó también su madre Margarita al declarar amor eterno al príncipe Nicolás.

- La princesa María Astrid de Liechtenstein, muy sonriente en la celebración de su preboda

Un look de preboda con mucha personalidad

La noche anterior, la pareja celebró una fiesta de preboda en compañía de sus selectos invitados, entre los que se encontraba Inés de Cominges. La estilista y editora española sorprendió a todos con su original capa rosa en la boda de María Anunciata, por lo que se esperaba su asistencia la celebración de anoche. Gracias a ella, pudimos echar un vistazo al romántico vestido de preboda que lució María Astrid de Liechtenstein. Se trata de un diseño de escote bardot con mangas largas y corte imperio que simula un jardín con apliques de flores en verde y blanco. Decidió dejar completamente al descubierto sus hombros al recoger su pelo con un moño impoluto, prescindiendo de cualquier complemento o joya.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie