Imagen 4/30
María Francisca Perelló, testigo una vez más del triunfo de Rafa Nadal

María Francisca Perelló, testigo una vez más del triunfo de Rafa Nadal

Rafa Nadal esta en racha. La tierra batida es lo suyo y este fin de semana lo ha vuelto a demostrar en la 60º edición del Trofeo Conde de Godó de Barcelona. En una final muy igualada, el manacorense venció a David Ferrer, por 7-6 (1) y 7-5, en dos horas y cuarenta minutos. Nadal, que no pierde un partido en este torneo desde que Corretja lo eliminara en segunda ronda de 2003, privó otra vez del título a Ferrer, que ha perdido ante el balear cuatro finales del abierto barcelonés en los últimos cinco años. Y eso que esta vez, el alicantino, que ocupa la sexta posición en el ranking mundial, jugó con la convicción necesaria para poner en apuros a Nadal. Este nuevo triunfo reunió una vez más a dos de las mujeres más importantes en la vida del tenista, su madre Ana María y su novia, María Francisca Perelló, que no dudan en acompañar al manacorense allá donde sus compromisos le reclaman. VER NOTICIA >>

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie