El polémico traje de Obama

El polémico traje de Obama

Este jueves comparecía en la Casa Blanca el presidente de Estado Unidos tras sus vacaciones para hablar de temas tan serios como la amenaza yihadista y la crisis en Ucrania pero la elección de su traje, un inusual modelo color beige, eclipsó su intervención y propagó una pregunta: "¿Qué lleva puesto Obama?". Decenas de miles de mensajes en las redes sociales, artículos en los principales diarios, comentarios en las tertulias más vistas; el 'tan suit' (traje color beige) de Obama no gustó a nadie y acaparó la atención en un día en el que tocaba hablar de temás más importantes. "Me verán sólo con trajes grises y azules", dijo Obama a la revista Vanity Fair en 2012. "Intento reducir al mínimo las decisiones. No quiero tomar decisiones sobre lo que tengo que comer o cómo tengo que vestir. Porque tengo otras muchas decisiones que tomar", argumentó entonces. Sin embargo este jueves Obama rompió su código de vestimenta y, en general, el que se espera de un político en Washington: traje oscuro, camisa blanca y corbata azul o roja. Y es que el Presidente no está acostumbrado a este tipo de comentarios, ya que con un armario mucho más vistoso, la primera dama Michelle Obama es normalmente quien da más juego a los comentaristas de moda que su marido. A ella, que casi siempre acierta, se le atribuye haber popularizado los vestidos sin mangas (y la correspondiente tonificación de brazos para poder lucirlos) y los zapatos de salón en punta y de tacón bajo. No se sabe si el ya famoso tan suit de Obama tenía la aprobación de Michelle, pero conocidos periodistas de los diarios más prestigiosos del país se atrevieron con comentarios muy afilados en cuanto le vieron colocarse en el atril. "Obama promete derrotar a quien sea que le ha hecho ponerse ese traje", escribió en Twitter Josh Barro, corresponsal político del New York Times. Y es que según cuentan los más veteranos que, aparte de en la pasada Pascua, a Obama no se le veía en traje beige desde sus tiempos de senador. Sin embargo lo cierto, según reveló un alto funcionario a la periodista Susan Page del USA Today, al presidente "le encanta ese traje".