Imagen 15/33
La residencia en la que vivieron los Duques de York durante su matrimonio está en ruinas

La residencia en la que vivieron los Duques de York durante su matrimonio está en ruinas

Sunninghills, la casa en la que residieron el príncipe Andrés y Sarah Ferguson durante su matrimonio está abandonada. La casa, que está situada en Ascot, fue vendida en el 2007 por el Príncipe a un supuesto empresario de Kazajistán por 19 millones de euros, sin embargo parece que el comprador no ha vuelto a poner un pie en la vivienda y ni siquiera ha reconocido que sea de su propiedad. La mansión de doce habitaciones está en ruinas, sus jardines están totalmente descuidados y los estanques y piscinas están llenos de musgo y algas. La residencia, ahora sepultada bajo los escombros, fue un regalo que la reina Isabel II hizo al príncipe Andrés tras su matrimonio en 1986 con la Duquesa de York.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie