Imagen 14/27
Un abdomen liso ¡es posible!

Un abdomen liso ¡es posible!

Conoces sus enemigos: la obesidad, los embarazos repetidos y la vida sedentaria. Pero no hay que tirar la toalla, pues, afortunadamente, la piel del abdomen es muy agradecida, posee gran cantidad de fibras elásticas y una gran capacidad de recuperación. Si realizamos gimnasia regularmente, ejercicios posparto e hidratamos la piel suficientemente, conseguiremos retrasar la aparición de la temida flacidez y evitaremos la formación de estrías. VER NOTICIA >>

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie