La Generalitat confía en controlar hoy el incendio del Empordà por el buen clima

La Generalitat confía en controlar hoy el incendio del Empordà por el buen clima

El incendio que desde el pasado día 22 ha arrasado 13.800 hectáreas en la comarca gerundense del Alt Empordà y que ha causado la muerte de cuatro personas podría entrar hoy en fase de control si las condiciones meteorológicas se mantienen, ha confirmado el conseller de Interior, Felip Puig. El conseller, que se encuentra en el centro de mando instalado en Figueres, ha explicado que "la impresión" de los bomberos es que el fuego pueda entrar en fase de control hoy mismo, aunque ha insistido en que esa fase es sólo un primer paso "previo al control y a la extinción" del fuego. "Las perspectivas -ha dicho Puig- son razonablemente optimistas" ante la mejora de las condiciones meteorológicas, pues el viento se mantiene estas primeras horas de la mañana en calma, aunque es previsible que hacia el mediodía pueda volver a soplar de nuevo. Esta mañana se han incorporado a las labores de extinción entre 20 y 25 medios aéreos, y durante la noche han seguido trabajando entre 140 y 150 dotaciones terrestres y unas 1.300 personas, entre bomberos de la Generalitat y de otras administraciones, y efectivos de las Agrupaciones de Defensa Forestal, de la Unidad Militar de Emergencias y del Ministerio de Medio Ambiente, de los Mossos d'Esquadra y policías locales, entre otros cuerpos. El perímetro afectado se mantiene estable en unas 13.800 hectáreas, aunque el conseller ha matizado que al sobrevolar la zona afectada se ven algunas áreas no quemadas y otras sólo superficialmente, por lo que se estima que el número de hectáreas quemadas se situaría finalmente entre las 9.000 y las 10.000. Los esfuerzos de los equipos de extinción, ha explicado Puig, se han centrado en contener el fuego alrededor de los municipios de Agullana, Darnius, Boadella, Terrades y Cantallops para evitar que avance hacia la comarca de la Alta Garrotxa, donde la masa forestal existente entraña todavía más peligro. Ocho personas continúan hospitalizadas a consecuencia del fuego y una de ellas se encuentra en "estado crítico", según Felip Puig, por las "importantes" quemaduras que sufrió en el incendio de Portbou. La previsión de humedad, la ausencia de viento y el descenso de las temperaturas que han permitido frenar el avance del fuego se mantendrán hasta el mediodía, por lo que se trabaja con 1.200 efectivos en diversos frentes con la ayuda de todos los cuerpos de seguridad implicados, incluidos bomberos de Francia y de Andorra. A partir de las 12.00 horas se espera un ligero viento del este, aunque Felip Puig ha confirmado que "todo apunta a que continuarán las condiciones para seguir trabajando y acabar de contener las llamas para dar el perímetro por estabilizado". El conseller ha insistido en que "la perspectiva es que el incendio entre en fase de control a lo largo de la mañana", para lo que se cerrarán entre cuatro y cinco carreteras en Agullana, Darnius, Boadella, Terrades y Llers para facilitar el tránsito de operativos. El conseller ha aconsejado también a las personas de edad avanzada o con problemas respiratorios que permanezcan en sus casas, ya que la ausencia de viento ha aumentado la sensación generalizada de fuerte presencia de humo. El control de mando del operativo apenas destina refuerzos al foco oriental del fuego y centra ya todos los recursos en el occidental, ya que se dan "las circunstancias para un ataque definitivo", en palabras de Felip Puig. En los municipios de La Vajol, Darnius, Boadella, Terrades y Agullana se recomienda a los vecinos que no salgan del núcleo urbano si no es imprescindible, aunque no hay restricciones más allá del corte de carreteras anunciado. El número de bomberos que trabaja actualmente en las tareas de extinción es de 500, con 140 vehículos operando, además de los refuerzos llegados de Francia y Andorra, efectivos de las Unidades Militares de Emergencia, Mossos d'Esquadra y forestales. El conseller ha señalado igualmente que si el fuego entra definitivamente en fase de control confía en que las 250 personas que fueron desalojadas de campings y masías de Albanyà y Sant Llorenç de Muga puedan regresar hoy a esos lugares.