Imagen 29/30
Russian Red regresa con nuevo disco y más fuerte que nunca

Russian Red regresa con nuevo disco y más fuerte que nunca

Lourdes Hernández, alias Russian Red, una de las personalidades más carismáticas de la música española, regresa con nuevo álbum y más fuerte que nunca, liberada de prejuicios que la hostigaban en sus anteriores discos, cuando decía que lo suyo era entretenimiento más que cultura. "Desde un concepto muy alto de la cultura, no me sentía cómoda diciendo que formaba parte de ella. Creo que, cuando dije eso, estaba un poco acomplejada. No quería responsabilidades sobre lo que hacía. Ahora me siento mucho más cómoda en mi papel y me siento artista", ha dicho la madrileña en una entrevista con Efe. Agent Cooper (Sony Music) es su tercer disco de estudio, tras I love your glasses y Fuerteventura, y su título hace referencia al personaje de ficción que más le ha fascinado, el del protagonista de la mítica serie de televisión Twin Peaks, de David Lynch. "Me gustaba lo raro que era, su misterio, la belleza que había en lo que hacía y cómo y dónde veía asimismo la belleza", explica Hernández (Madrid, 1985), que ha compuesto este nuevo trabajo en homenaje a todos los hombres que le han inspirado en su vida. Anónimos y famosos, incluyendo gente con la que no ha hablado nunca, entre ellos se encuentran su amor platónico de la infancia y también Alex Turner, líder de Arctic Monkeys, con el que llegó a soñar varias veces. "En este disco hay diferentes estadios del amor y, en ese caso, definitivamente, el que se ve es la de la admiración total, el de la idealización y el de estar enamorado de alguien a quien no conoces", cuenta. Como primer sencillo del álbum, Casper es el primero de los hombres de Russian Red al que se conoce, una elección sobre todo musical, que condensa tanto la parte íntima que ha hecho de ella una artista famosa, como una nueva parte más eléctrica, reforzada por su colaboración con el célebre productor Joe Chiccarelli. "Su mano se nota en las atmósferas creadas con las guitarras", explica Hernández, que se refiere a él como "un ingeniero y artesano del sonido", junto al que ha desarrollado su gusto por la distorsión, los delays y las modulaciones. Volviendo a Casper, en el cuidado y "lynchiano" videoclip de Diego Hurtado de Mendoza que lo acompaña, se ve a "una mujer sexy que es en realidad una perdedora, porque se ve así y proyecta mal sus cualidades", explica Hernández, un tipo de persona con el que una parte de sí misma se identificó en un momento dado. Eso fue antes de su larga y reciente residencia en EE.UU., donde entró en contacto tanto con la abundante escena musical del país, especialmente con muchos grupos íntegramente femeninos, como con su yo interior, dejando asomar a una nueva Lourdes. "Me vino muy bien irme a Los Ángeles, porque abandoné una serie de hábitos y dejé salir a una persona que estaba ahí todo el rato. En vez de construir mi personalidad sobre el complejo, lo hice sobre la valentía", dice, ahora que ha entendido "qué es darse la libertad de ser uno mismo y no tener miedo al cambio". El símbolo de esa transición hacia una mujer más fuerte queda registrado en la portada de Agent Cooper, obra del fotógrafo e ilustrador David Gómez, a través de una metralleta, un elemento icónico que contrasta con su habitual imagen de chica dulce. Por eso mismo chocó también su reciente y sugerente portada para la edición española de la revista Rolling Stone, "derrochando juventud", prefiere decir ella. Por la decisiva importancia personal de su viaje a EE.UU. y porque fue allí donde se grabó Agent Cooper, se puede decir que este es el "disco americano" de Russian Red, aunque pueda que no sea el único, ya que manifiesta su intención de mantener en Los Ángeles su base de operaciones. Eso no impedirá que vaya y venga a España de continuo, como para sus próximas presentaciones en directo, que tendrán lugar el 3 de marzo en La Riviera de Madrid y, un día después, en la sala Barts de Barcelona, dentro de los nuevos 'Vodafone Yu: Music Shows'.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie