Imagen 19/31
La Reina Sofía entrega al padre de Malala un Premio Unicef para la joven pakistaní

La Reina Sofía entrega al padre de Malala un Premio Unicef para la joven pakistaní

Ziauddim Yousafzai, padre de Malala, la activista paquistaní de 15 años gravemente herida por los talibanes por defender el derecho de las niñas a recibir educación, recogió de manos de la Reina Sofía el Premio Unicef España concedido a su hija, quien agradeció el galardón a través de un vídeo. En una emotiva ceremonia celebrada en el auditorio del Museo Reina Sofía a la que asistió la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, también fueron galardonados con los Premios Unicef España 2013 la Asociación Protégeles, la Asociación de Aprendices Visuales y, a título póstumo, el abogado Juan Ignacio de la Mata Gutiérrez, fallecido el pasado septiembre. Malala Yousafzai agradece en el vídeo emitido durante la ceremonia este premio de Unicef España, con el que se siente "feliz y entusiasmada", y expresa su deseo de poder trabajar junto a la organización para lograr algún día el objetivo de garantizar la educación de todas las niñas. A continuación, su padre pronunció una breve intervención, durante la que agradeció cómo se ha compartido el sufrimiento de su hija y cómo su lucha se ha hecho global tras la agresión que sufrió, al tiempo que ha dedicado el premio a los 61 millones de niños que no van a la escuela, a las niñas que son forzadas a un matrimonio precoz y a las que se ven obligadas a dejar el colegio. Malala Yousafzai fue dada de alta el pasado 4 de enero en el hospital Queen Elizabeth de Birmingham (Inglaterra), donde fue ingresada tras el ataque que sufrió tres meses antes en su región natal del valle del Swat, en el norte de Pakistán, cuando un integrista talibán la disparó y la hirió gravemente en la cabeza a su regreso de la escuela. Tras dos intervenciones de cirugía reconstructiva craneal, la joven Malala, convertida ya en símbolo mundial de la lucha por el derecho de las niñas a la educación y candidata al Premio Nobel de la Paz, ha recuperado sus estudios al ingresar en marzo en una escuela secundaria de Birmingham, cerca de donde vive con su familia. Tanto Malala como su padre siguen amenazados de muerte por los talibanes, mientras la joven activista ha recibido la satisfacción de comprobar cómo la fundación que lleva su nombre ha puesto en marcha un programa de becas que permitirá a 40 niñas paquistaníes de 5 a 12 años ir al colegio en un centro escolar del valle del Swat.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie