Imagen 19/21
Fangoria brilla sobre un escenario multicolor

Fangoria brilla sobre un escenario multicolor

Llevan más de 20 años subidos a un escenario, pero Fangoria sigue con la misma energía de cuando empezó, algo que el público de Madrid ha apreciado y ha obligado al dúo a celebrar en la capital un segundo concierto de presentación de su último trabajo, "Cuatricromía". La definida voz de Alaska y los ritmos de Nacho Canut se han despedido hoy de Madrid tras dos conciertos eclécticos cargados de vitalidad y color, celebrados los días 15 y 16 de mayo en la Sala Circo Price. "Muchas gracias a los que estáis aquí que habéis hecho posible que estemos una segunda noche en el Price", ha agradecido la cantante tras aparecer en escena cantando "Peligros". Aunque durante el primer concierto el lleno fue absoluto, según la productora, en este segundo concierto se podía ver algún hueco vacío en las gradas. El undécimo álbum de estudio de Fangoria, que salió a la venta en febrero pasado, lleva once semanas en la lista oficial de los discos más vendidos de Promusicae y tras pasar por Burgos y Bilbao, la gira de presentación ha llegado a Madrid, coincidiendo con las fiestas patronales. El disco, definido por el propio grupo como "el más completo" de su carrera, es una mezcla de los diferentes estilos que definen a la banda y la gira de presentación les llevará a Barcelona, el próximo 29 de junio, y a Valencia, el 18 de julio. Cuatro colores, cuatro estilos. A ritmo de palmas desenfrenadas, una Olvido contenida hace su aparición provocando la reacción de un público expectante. Es un escenario tímido, sin grandes pretensiones, pero tres músicos son suficientes para que la fuerza de Fangoria lo inunde todo y el Circo Price vibre con cada nota. Las voces del público se han fundido con cada verso de las canciones de Fangoria, gracias a la buena acústica del teatro, mientras que el color ha barrido cada rincón y ha aliñado un espectáculo de estilos variopintos. Con cada canción, dependiendo del productor que la ha realizado, un color ha inundado el escenario. La música electrónica ha dado el pistoletazo de salida a un concierto de hora y media. Así, el color amarillo ha sido protagonista en "Peligros", "Un robot no cree en dios" o "Errores garrafales"; después el negro, símbolo del alma gótica de Fangoria, ha destacado con "Lo tuyo no es normal"; un tono más cálido y rosado ha llenado de color el momento rockero de la noche con "Tormenta solar perfecta" y "La sombra de una traición"; "El mundo conspira contra ti" o "Ecos de ayer"; el color azul, más pop, ha inundado el escenario con "Desfachatez"; "Piensa en positivo" y "Dramas y Comedias" En un concierto cargado de optimismo y mezcla de estilos, Fangoria ha dado una lección de energía, fuerza y tolerancia. Un auténtico premio a la creatividad. Su nuevo trabajo sorprende a todo el mundo, pero también ha habido espacio para canciones que marcaron una época. Con un sonido inmejorable, "Electricistas"; "Me odio cuando miento" y la versión de "Perlas ensangrentadas" de Alaska y Dinarama son ejemplo del rico repertorio del dúo. "Esta canción está, estaba y estará para siempre dedicada a Sara". Absolutamente, fue el pequeño homenaje de Fangoria a su amiga Sara Montiel, recientemente fallecida, sobre el escenario. Una tras otra, Fangoria ha deleitado al público con las canciones electrónicas, góticas, ritmos de rock & roll y su estilo más comercial. La melena de Alaska se ha convertido en su compañera más preciada pero los cambios de vestuario, sin abandonar el negro, y el cuerpo de baile "Fantasía", que han hecho juegos de sombras chinescas, ataviados con trajes de cuero, látigos y capas han aportado atractivo al espectáculo, si no fuera poco con Fangoria sobre el escenario. Aunque 30 años de carrera dan para mucho, la pareja deja claro cuál es el éxito de su música: la transformación sin renunciar a un ideario, forjado en las ascuas de La Movida madrileña. Tras "Dramas y comedias", sencillo del último disco de Fangoria, se hace el silencio. Pero los bises del público cada vez resuenan más fuertes, Fangoria no ha terminado. De vuelta al escenario con "Cuatro colores", la gente disfruta de los minutos finales de una actuación estrafalaria, que conjuga la modernidad con los temas más míticos como "A quién le importa". Tras un momento de expectación, Fangoria pone punto final a sus conciertos en Madrid con "No sé qué me das". "Cuatricromía" es el resultado de la experimentación: cuatro productores, cuatro estilos y un único resultado: El espíritu Fangoria que abarca desde el punk hasta el sonido más electrónico. Capas, cuero, látigos y coreografías vitalistas han hecho de "Cuatricromía" una presentación enérgica y llena de vida. Un espectáculo no apto para todo los públicos, desde luego.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie