Imagen 1/22
El Rey renuncia al uso del 'Fortuna' y pone el yate a disposición del Estado

El Rey renuncia al uso del 'Fortuna' y pone el yate a disposición del Estado

Don Juan Carlos ha renunciado al uso del yate "Fortuna", donado a Patrimonio Nacional hace doce años para uso de la Familia Real por un grupo de empresarios de Baleares en colaboración con el Gobierno regional. El jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, se ha dirigido al presidente de Patrimonio Nacional, José Rodríguez-Spiteri, para pedirle que proceda a iniciar los trámites para la "desafectación" de esta embarcación como bien de este organismo. Una vez comunicada la decisión del Monarca, corresponderá a Patrimonio la aprobación de la desafectación. El "Fortuna", un yate de alta velocidad y 41 metros de eslora, fue donado en el 2000 para uso de la Familia Real por la Fundación Turística y Cultural de las Islas Baleares, presidida por Carmen Matutes, que contaba entre su treintena de patronos. El yate costó en su día unos 3.000 millones de pesetas -18 millones de euros- y fue encargado en 1997 a los astilleros Bazán en San Fernando (Cádiz) para sustituir al anterior "Fortuna", que a su vez reemplazaba a otra embarcación con el mismo nombre que don Juan Carlos utilizaba en desde agosto de 1976. La embarcación, que puede alcanzar los 130 kilómetros por hora y cuenta con un salón, un comedor, una cocina y cuatro camarotes dobles para ocho pasajeros, así como con otras tres estancias para la tripulación, que puede estar compuesta por ocho personas. La treintena de empresarios integrantes de la Fundación Turística y Cultural de las Islas Baleares decidieron donar el yate para uso del Rey "como muestra de reconocimiento" por sus "continuas pruebas de aprecio" al archipiélago y sus habitantes. El Rey navegó por última vez a bordo del "Fortuna" en agosto de 2012.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie