Lance Armstrong abandona el ciclismo 'sabiendo que he dado lo mejor de mí'

Lance Armstrong abandona el ciclismo 'sabiendo que he dado lo mejor de mí'

Lance Armstrong, de 39 años, ya se despidió de las carreras europeas en el pasado Tour de Francia y ahora dice adiós para siempre del resto de las pruebas de primer nivel. El ciclista texano correrá en Australia, en la misma carrera que eligió hace dos años después de tres temporadas retirado. Su regreso fue un fenómeno mediático y un revulsivo para el ciclismo, no sólo en las antípodas, sino en cualquier prueba en la que ponía el pie el plusmarquista de triunfos en el Tour de Francia. A partir del día 23 se dedicará a correr en Estados Unidos, relajado, fuera de cualquier tensión, y lo hará convencido de que sus aportaciones deportivas y su presencia han sido claves para que el ciclismo viviera 'una revolución'. Armstrong declara que no le hace ilusión que le pongan estatuas ni que le condecoren: 'Lo dejo sabiendo que he dado lo mejor de mí en toda mi carrera profesional, por lo que ya no necesito reconocimientos'. Sus aportaciones 'revolucionarias' al ciclismo, según explica Armstrong, empiezan por el récord de victorias (7) en el Tour de Francia. 'Creo que lo hice porque cambiamos la forma de ver el ciclismo en la gente, propusimos un nuevo acercamiento a este deporte. revolucionamos los métodos de entrenamiento, la forma de estimular la moral en el equipo, de afrontar el día previo a las carreras, la manera de correr, de vender este deporte y de contar la historia por el mundo', explicó. De nuevo, los focos de la primera cita del año se volverá hacia la figura de Lance Armstrong, cuyos objetivos de promoción de su Fundación contra el cáncer, tras su regreso al ciclismo, se han cumplido con creces.