Imagen 10/37
En la oficina de las mujeres más productivas no faltan ninguno de estos accesorios

En la oficina de las mujeres más productivas no faltan ninguno de estos accesorios

Trabajar desde casa puede ser más duro de lo que parece. A simple vista, todo son comodidades: no tienes que desplazarte a tu puesto de trabajo, puedes pasar todo el día en pijama o con la ropa más cómoda de tu armario, y comer en casa todos los días. Pero en la práctica echas en falta todas las posibilidades de tu centro de trabajo, más concretamente el tamaño de la pantalla y la velocidad de tu ordenador, disponer de una impresora, la comodidad de tu silla de oficina, la comunicación con tus compañeros y el simple hecho de poder diferenciar entre tu espacio de trabajo y tu casa. VER NOTICIA >>

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie