Imagen 25/27
Altavoces: 'ábrete de oídos'

Altavoces: 'ábrete de oídos'

Hasta hace bien poco, los altavoces (¿no les llamábamos 'bafles'?) eran unos mamotretos musculosos, de líneas angulosas y no muy agraciados físicamente que se recluían entre los libros de la última estantería, o semiocultos en el techo, detrás de una planta. Pero eso era antes… Los nuevos artefactos son un prodigio del diseño (arriesgado, original, imaginativo…) que han ‘tomado’ las salas de estar, habitaciones y demás espacios. Ya no se les aparta, ahora son los reyes, elementos decorativos de primer orden. Toma nota de las últimas novedades. VER NOTICIA >>

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie