Imagen 23/24
La música, el color y las tradiciones africanas ponen el broche a un Mundial con sabor español

La música, el color y las tradiciones africanas ponen el broche a un Mundial con sabor español

Nelson Mandela fue, junto a la música y las tradiciones de Sudáfrica, el protagonista absoluto de la ceremonia de clausura del primer Mundial africano de la historia, que acabó tiñéndose de rojigualda. Mandela, el primer presidente negro de Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz, finalmente acudió al Soccer City para echar oficialmente el cierre a un Mundial que nunca olvidaremos. La otra gran protagonista de esta clausura fue Shakira, quien una vez más alzó su voz al cielo para entonar el tema Waka Waka, la canción oficial del Mundial. Luciendo un vestido diseñado por el italiano Roberto Cavalli compuesto por un top sin mangas bordado y una falda confeccionada con jirones de seda y detalles florales, la colombiana danzó sobre el escenario en compañía de un grupo de niñas sudafricanas y bailarinas del país. Los juegos de luces y los bailes tradicionales, que a su vez dieron protagonismo a la famosa vuvuzela sudafricana y a la unidad del continente africano del que tanto presumen sus habitantes, también tuvieron un lugar especial en el evento. Durante los 28 minutos que duró la ceremonia, que se retransmitió a 215 países y que los organizadores preveían que sería vista por más de 500 millones de personas, participaron 780 artistas y algunos de los cantantes y bailarines africanos y sudafricanos más importantes.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie