Imagen 32/33
Coque Malla, Depedro y Carmen París hacen 'las américas' en Nueva York

Coque Malla, Depedro y Carmen París hacen 'las américas' en Nueva York

Tres artistas tan diferentes y complementarios como Coque Malla, Depedro y Carmen París han actuado esta noche en Nueva York bajo el paraguas de la Fundación Autor en el "New Music Seminar" de la ciudad, asustados y liberados ante ese nuevo público y con la posibilidad tímida del "sueño americano". Un "chico malo" del pop español, un adalid de la música multicultural y una jotera fusión son el programa de hoy en el bar de rock "Living Room" del "Lower East Side" de Manhattan. Media hora cada uno para reinventarse o reafirmarse, y una ciudad en la que soñar. Coque Malla, que había vivido en Estados Unidos de pequeño, reconoce que cuando venía con once años a la ciudad de los rascacielos le "aterrorizaba y deprimía", exlica a Efe. "Luego vine a ver a los Stones en el 89, porque se reunían y parecía que iba a ser la última oportunidad de verlos juntos", recuerda. Entonces el madrileño estaba en la cresta de la ola con temas como Adiós, papá y veinticuatro años después es él el que actúa y se siente intimidado pero libre. "En España siempre soy el de los Ronaldos o el que hizo aquella comedia con Penélope Cruz (Todo es mentira). Aquí vuelvo a sentir esa sensación acojonante de estar limpio", dice el músico, que acaba de editar un disco de duetos llamado Mujeres. Depedro, o lo que es lo mismo, Jairo Zavala, intentará que esa esencia suya tan multiculural encaje en la ciudad de la diversidad por antonomasia, donde, eso sí dice que se siente "muy pequeñito". "Soy un chico de campo", asegura, aunque se deja seducir por la magia de escenarios como el "Radio City Music Hall" y se crece al pensar en el recital de esta noche. "Lo bueno de los conciertos de media hora es que puedes estar todo el rato en el máximo nivel", asegura a Efe quien ha editado discos como Nubes de papel, en el que había ya canciones en inglés, y ha colaborado con artistas como Amparo Sánchez, de Amparanoia. Eso sí, no espera mimetizarse con la música de Estados Unidos porque, dice "es como si viéramos a un japonés bailando flamenco". El trío de ases lo ha cerrado en el "Living Room" la aragonesa Carmen París, quien sigue explorando el folclore de su tierra, la jota, mezclándola en su último disco con el jazz. Recién grabado este álbum, que se titula, no en vano, Ejazz con jota, en el que se une a la saxofonista chilena Melisa Aldana. "Me gusta tocar ante un público para el que no eres nadie", confiesa a Efe esta artista, quien presentó este disco en Zaragoza en el Teatro Principal el 31 de mayo y que ahora dice que le "encantaría" probar suerte en el mercado americano. "No he editado ningún disco fuera de España y sí me gustaría", reconoce. Los tres son la muestra que desde la Fundación Autor han seleccionado para representar la música española en el "New Music Seminar", que desde el domingo hasta el martes el arte y la industria musicales se miran a sí mismos para reflexionar, teorizar y sacar conclusiones para el futuro.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie