Imagen 20/35
La exmujer de Silvio Berlusconi también recurre en la causa por su divorcio

La exmujer de Silvio Berlusconi también recurre en la causa por su divorcio

La segunda esposa de Silvio Berlusconi, Veronica Lario, se personará también como parte recurrente en el juicio en apelación por el divorcio del ex primer ministro italiano, que llega después de que en primera instancia se le asignara a ella una pensión compensatoria de unos 100.000 euros al día. Según informan los medios de comunicación italianos, los abogados de Lario presentaron hoy su propia instancia de recurso en la Corte de Apelación de Milán, ante la que Berlusconi ha recurrido contra el contenido de la sentencia de divorcio emitida en primera instancia y hecha pública a finales de diciembre pasado. La segunda esposa de Berlusconi se opone al "bloqueo" de la pensión compensatoria dispuesta en primera instancia que ha pedido el ex primer ministro como medida cautelar a la espera de una sentencia en firme, y es por ello que en la vista de apelación que se celebrará los próximos días figurará como parte recurrente. El pasado 19 de marzo se conocía que los abogados de Berlusconi habían interpuesto un recurso contra esta sentencia de divorcio, que elevaba a alrededor de 36 millones de euros anuales la pensión compensatoria a Lario, de 56 años, al considerarla "fuera de toda lógica". El recurso llegaba tras varios intentos sin éxito de sus letrados para alcanzar un acuerdo después de que fuera emitida la sentencia de primera instancia en diciembre, con el fin de lograr un acercamiento a su oferta inicial, que era 300.000 euros al mes y un extra de siete millones de euros. El Tribunal de Milán dictaminó que Berlusconi debía pagar unos tres millones de euros al mes para permitir a Lario, de 56 años y exactriz, mantener el mismo nivel de vida que tenía durante el matrimonio. A cambio, ella renunciaba a pedir el divorcio culposo y a la residencia de Villa Belvedere, la mansión valorada en unos 78 millones de euros situada en la localidad lombarda de Macherio (norte de Italia), en la que residió durante su matrimonio con Berlusconi junto a los tres hijos de la pareja y de la que salió en 2010, cuando fracasó un primer acuerdo entre ambos. En los últimos días, los abogados de Berlusconi y de Lario han acudido al Tribunal de Apelación de Milán para saber si es necesario que los excónyuges acudan a la vista por el divorcio, que pretenden que se celebre con el mayor nivel de discreción posible. Éste es un nuevo episodio en el largo proceso iniciado en mayo de 2009, cuando Lario pidió el divorcio a raíz del escándalo por la aparición en la prensa de una serie de fotos en las que el político conservador aparecía en la fiesta por el 18 cumpleaños de la joven Noemi Letizia, quien se dirigía a él con el apelativo de "papi". Tras la publicación de las fotografías, los medios de comunicación se hicieron eco de algunas confidencias en las que Lario había insinuado que su entonces marido pudo haber mantenido relaciones con menores, aunque él lo negó siempre y calificó de montaje mediático lo sucedido para perjudicarle en política. El matrimonio de Berlusconi y Lario duró 19 años y tuvieron tres hijos: Barbara, Eleonora y Luigi, que se sumaron a Marina y Piersilvio, los dos que el político tenía con su primera esposa, Carla dall'Oglio.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie