Imagen 15/18
La insuperable levedad de Lana del Rey impregna Barcelona

La insuperable levedad de Lana del Rey impregna Barcelona

Con la convicción de que cualquier tiempo pasado fue mejor, esa idea tan tentadora como peligrosa a la que aferrarse en tiempos de crisis cuando todo se tambalea,Lana del Rey impregnó Barcelona de su seductora melancolía perenne en una notable aunque breve actuación en el Festival Jardins de Pedralbes.Diva y figura hasta la sepultura, en cada gesto, palabra o nota al viento, la chica de la voz de terciopelo, mirada gélida y viceversa,se ganó al público catalán desde los primeros minutos, justo después de arrancar con un 'Cola' que se hizo esperar, pues si el concierto ya se había aplazado 45 minutos, tardó quince más en empezar. Lejos de la actuación que un año antes le había llevado al Sónar en la misma ciudad, quizás la de esta noche pretendía, ante unas dos mil personas, ser íntima y refinada, con una platea de asientos numerados y caras bonitas por doquier en la zona noble de la capital catalana.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie