Imagen 22/31
El corazón de la bella Paulina Ducruet ya tiene dueño

El corazón de la bella Paulina Ducruet ya tiene dueño

El corazón de Paulina Ducruet, como el de sus primos Casiraghi, también tiene dueño. La hija de la princesa Estefanía de Mónaco, digna heredera del encanto y la elegancia de las damas de la Familia Principesca, sale desde hace dos años con el futbolista monegasco Paul-Noël Ettori, pero su noviazgo no ha trascendido hasta estas vacaciones de Semana Santa, en las que se les ha visto al fin pasear su amor por las calles parisinas. La pareja, que se conoció en 2011, cuando ella tenía 17 años y él tenía los 21, comienza ahora una nueva etapa de su relación en París, donde la joven estudia moda y adonde su novio se ha trasladado para acompañarla, mientras espera una nueva oferta como portero tras haber jugado para los equipos Mónaco B y Nimes. VER NOTICIA >>

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie