Imagen 8/28
El emotivo y anecdótico encuentro de Máxima de Holanda con un grupo de niños refugiados

El emotivo y anecdótico encuentro de Máxima de Holanda con un grupo de niños refugiados

La reina Máxima de Holanda recibió el miércoles un cariñoso recibimiento por parte de los alumnos de la escuela IMC de Haarlem, especialmente dedicada a la educación de niños refugiados y emigrantes. Además de las asignaturas habituales, estos niños tienen que aprender la lengua holandesa rápidamente, por lo que reciben clases de refuerzo. Como recompensa a su trabajo, la Soberana quiso sorprender a los alumnos de la IMC invitándoles a una clase de anatomía, impartida por los médicos del hospital Spaarne Gasthuis, que fue todo un éxito, escuchando fascinados las explicaciones de los doctores. Los niños fueron muy cariñosos con la mujer de Guillermo de Holanda, mostrándose de lo más espontáneos, y dejando divertidas y emocionantes anécdotas de la jornada. Por ejemplo, la pequeña Lana, de origen sirio, que se acercó y pidió abrazarla, algo que emocionó a la Reina, o la pregunta de otro de los niños, que no entendía por qué no llevaba corona, a lo que Máxima de Holanda contestó entre risas que “era muy pesada para la vida diaria”. Además, la Reina confesó a los niños que cumplía ese mismo día quince años de casada, así como su felicidad por vivir en los Países Bajos, recordando a los pequeños que ella también venía de otro país. La Soberana también animó a los niños a estudiar y a convertir en realidad sus sueños en su nuevo destino.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie