Percentiles en la infancia

Salud infantil

Percentiles y gráficas de crecimiento: seis dudas resueltas

El percentil es una medida que ayuda a los pediatras a vigilar el correcto crecimiento del niño desde que nace. ¿En qué parámetros se basa? ¿Indica problema o alteraciones de salud?

por Terry Gragera

Cada niño crece a su propio ritmo, pero gracias a los percentiles y a las gráficas de crecimiento se puede observar su evolución y compararlos con otros menores como ellos. Así,el percentil, por sí mismo, no diagnostica ni revela nada. Es una medida estadística que sitúa al niño en relación a otros. 

Los percentiles miden tres factores: peso, talla y perímetro cefálico. La asociación de estos tres valores, que se va estudiando a lo largo del tiempo en cada niño, es lo que nos indica si su crecimiento se está desarrollando con normalidad o podría haber alguna alteración como el retraso del crecimiento. En torno a los percentiles y a las tablas o gráficas de crecimiento suelen surgir muchas dudas; estas son algunas de las más frecuentes.

Lee más: Para qué sirven los percentiles

1. ¿Si el niño está en un percentil bajo significa que no está sano?

"Los percentiles no son más que comparaciones con los niños de su misma edad. Esto quiere decir que si un niño está en un percentil 50 de peso, un 50% de los niños de su misma edad estaría por encima y un 50% por debajo", explica la Dra. Elisa García, pediatra y editora de la web de información para padres de la Asociación Española de Pediatría.

La gran mayoría de los niños está entre los percentiles 3 y 97. Pero hay niños que están por debajo del percentil 3 que están perfectamente sanos. Eso sí, el pediatra puede realizar una serie de pruebas para cerciorarse de ello. Pero en muchos casos no habrá ningún problema.

2. ¿El percentil del peso es el más importante?

Para hacer las distintas gráficas de crecimiento, los pediatras toman tres referencias: el percentil de peso, el percentil de la talla y el percentil del perímetro craneal. Las tres son importantes, y especialmente cuando se relacionan entre sí. Tanto el peso como la altura tienen que evolucionar en consonancia. Si no es así y, por ejemplo, el niño crece más que engorda, habría que buscar las causas. 

El valor de los percentiles es conjunto y representan una imagen estadística que por sí sola no diagnostica nada, como explica la Dra. Elena García: "Aunque es normal que los padres sigan de cerca el crecimiento de sus hijos, hay que tener en cuenta que los percentiles no son más que una comparativa, y que por sí solos, de manera aislada, no tienen demasiado valor".

3. ¿Por qué se mide el perímetro cefálico?

El percentil que mide el perímetro cefálico puede alertar de una falta de crecimiento en el cráneo que pudiera comprometer el correcto desarrollo cerebral. Por eso es uno de los valores de referencia. Tanto un crecimiento demasiado acelerado de la cabeza como uno demasiado lento es motivo de examen por parte del pediatra.

Una vez más, las medidas obtenidas se comparan con las de otros niños de la misma edad y el mismo sexo y se ve cómo es la evolución de ese niño en concreto a través del tiempo. 

Lee más: ¿Cuáles son los problemas de salud más frecuentes en los niños?

4. ¿Qué pasa si el niño cambia de percentil?

En las tablas de crecimiento se van dibujando unas gráficas según vaya evolucionando el niño. Es muy frecuente que el niño cambie de percentil y por eso se habla de curvas de crecimiento. Si no cambiase nunca, estaríamos ante una "recta de crecimiento", y eso no es real. Es normal que haya ciertas subidas y bajadas. El pediatra sí estudirá con detenimiento cuando esas oscilaciones sean muy bruscas, como cuando hay un salto de dos o más percentiles. 

Las gráficas se dibujan partiendo de puntos fijos: percentil 3, percentil 15, percentil 50, percentil 85 y percentil 97. El niño irá haciendo su propia curva. Pero si, por ejemplo, pasa súbitamente de un percentil 15 a uno 97, seguramente el médico examinará las causas.

Además, hay algunos momentos vitales en que es más frecuente que haya un cambio de percentil: "Es habitual que a lo largo del desarrollo los niños cambien de percentil, como ocurre por ejemplo alrededor de los 6 meses o al llegar a la adolescencia, sin tener esto que preocuparnos", tranquiliza la especialista.

5. ¿Cuándo los percentiles indican un problema?

Por sí mismos, los percentiles nunca van a diagnosticar y no reflejan el estado de salud del niño; son una herramienta estadística que ayuda al médico. Y como tal pueden alertar de la existencia de algún problema.

Las gráficas de crecimiento dibujan curvas, pero suelen ser armónicas, con un patrón determinado para cada niño. Cuando ese patrón, su "camino", en un determinado momento pasa a ser otro muy distinto, puede haber un problema de salud que habría que estudiar.

Las gráficas de crecimiento también alertan de problemas cuando la talla y el peso no están en consonancia o cuando hay una falta de simetría de cualquier otra característica en este sentido.

6. ¿Hay percentiles para niños especiales?

Las tablas de crecimiento actuales fueron presentadas en el año 2006 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) teniendo en cuenta los parámetros de desarrollo de niños de seis países de todo el mundo. Son las tablas para la población pediátrica general en las que se aplican los percentiles.

Sin embargo, hay niños con características especiales que son valorados con otras gráficas. Es el caso de los niños prematuros, en los que "su peso, talla y perímetro cefálico deben ser evaluados teniendo en cuenta su edad corregida (la edad que tendrían si hubiesen nacido de 40 semanas)", indica la experta de la Asociación Española de Pediatría. 

De igual forma, existen tablas específicas para otros colectivos, como el de los niños con síndrome de Down, cuyo crecimiento se rige por otras pautas. En estos casos, lo conveniente es aplicarles las tablas creadas para ellos para obtener unos valores más ajustados.

Lee más: Alteraciones del crecimiento

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie