embarazo-cuarentena

¿Cómo es el seguimiento del embarazo durante la cuarentena?

En esta situación excepcional, pueden surgir muchas dudas sobre los controles que se están realizando a las futuras mamás

por Ana Caaveiro

Está claro que afrontamos una situación excepcional, y parece que, al menos de momento, no cambiará de forma significativa y seguimos en cuarentena. Aunque en estos momentos la máxima prioridad sea la lucha contra la Covid-19, es lógico que surjan muchas dudas en torno al tratamiento y seguimiento que se está realizando de otros asuntos relacionados con la salud, como, por ejemplo, el embarazo.

La incertidumbre actual provoca inquietud entre las futuras mamás. Al fin y al cabo, los hospitales son considerados como un lugar 'de riesgo', y desde el ámbito sanitario se ha advertido en múltiples ocasiones que sólo se debe acudir en caso de urgencia. ¿Cómo afecta este escenario al seguimiento del embarazo? ¿Se están realizando las pruebas y controles habituales?

Para despejar dudas nos hemos puesto en contacto con el doctor Manuel Segura, responsable de la Unidad de Alto Riesgo de Obstetricia del equipo médico Egom en el Hospital Universitario Montepríncipe de Madrid.

Lee: Coronavirus y embarazo: ¿qué precauciones se deben seguir?

¿Cómo se está actuando en los hospitales?

"Estamos intentando minimizar las visitas", comenta el médico. "Usamos mucho las videoconferencias y las consultas telefónicas, y además, individualizamos los casos. Es decir, si una mujer embarazada nos llama, tenemos que evaluar su caso, ver si existen o no factores de riesgo. De ser así, lo que hacemos es planificar las visitas presenciales para que sean las mínimas posibles".

Una vez en el hospital, "lo primero que se debe saber es si la paciente está contagiada o no, si es asintomática, si ha tenido trato con algún familiar que esté enfermo…".

En cualquier caso, especifica que "se están extremando mucho las precauciones":

  • Si la embarazada no está contagiada, podrá estar en la sala de espera, donde hay asientos que no se pueden ocupar para garantizar una distancia mínima de 2 metros entre las pacientes, “que siempre deben llevar máscara y guantes, al igual que el personal sanitario”, detalla.
  • En caso de que haya dado positivo en Covid-19, se utilizarán los EPIs, equipos de protección, y las citas que serán concertadas con ella. Sobre todo, será atendida a última hora para que no tenga contacto con nadie. Y posteriormente, se le guiará a un sitio donde le esperará el ginecólogo, vestido también con traje de protección, para hacerle la ecografía.

Si se trata de una urgencia, lo mejor es que llame al hospital para que se determine si tiene que ir al centro hospitalario o no. Si, en efecto, debe acudir, se le dará una cita a una hora determinada, cuando no haya mucha gente.

Lee: Coronavirus: la telemedicina, una buena aliada para evitar el colapso de los hospitales

Si la embarazada sospecha que está contagiada

Se puede poner en contacto con el hospital de dos maneras: por vía telefónica o por el servicio de urgencias. "Nada más entrar en la zona de urgencias, se le hace la anamnesis (preguntas sobre su historial médico). Se le pregunta si tiene síntomas. Si la respuesta es afirmativa, se le traslada a la zona de riesgo de Covid-19. En cambio, si está asintomática, se va a la zona limpia, de bajo riesgo", señala el doctor.

Al igual que al resto de pacientes que presentan síntomas, "se le hará la PCR, la placa de tórax (que es fundamental para el diagnóstico de la Covid-19 porque tiene un infiltrado pulmonar específico, y ofrece una imagen radiológica clara) o la saturación de oxígeno. No tiene ningún riesgo para el niño, son inocuas para el embarazo", asegura el médico.

Si el diagnóstico es positivo, "en función de la somatología, se contemplará si requiere ingreso o puede llevarse un control domiciliario".

Lee: Cómo funcionan los respiradores para la Covid-19

Qué pruebas de embarazo sí se están realizando

Aunque se procure reducir el número de visitas para no poner en riesgo a las gestantes, hay unas pruebas fundamentales que se continúan haciendo:

  • Los tres análisis que se realizan durante el embarazo
  • Las ecografías de las 12 y 20 semanas, así como la del tercer trimestre

El doctor Segura afirma que "en el caso de que la paciente tenga que realizarse la ecografía de las 12 semanas, por ejemplo, se intenta que antes pase por el laboratorio y se haga los análisis. Así, durante una visita, se llevarán a cabo dos procesos fundamentales".

Lee: Los cambios más importantes según el mes de embarazo

Los controles del final del embarazo, esenciales

Otra visita presencial e ineludible es la de la recta final: "a partir de las 38 semanas, se hace todas las semanas un monitor", apunta el doctor Segura. De este modo, el ginecólogo mantiene contacto directo con la paciente, y le da las pautas para la visita de la siguiente semana.

Lee: Recta final del embarazo: recomendaciones a tener en cuenta antes de dar la bienvenida a tu bebé

Si la fecha de parto está cerca

"No se inducen los partos. Intentamos no inducirlos porque si lo hacemos, la estancia hospitalaria va a ser mayor, y estará más tiempo en un sitio 'de riesgo'. Se espera hasta el final", en palabras del médico. Pero al mismo tiempo explica que "si llegan las 42 semanas y no se pone de parto, entonces sí que habrá que inducirlo".

El doctor Segura comenta que a todas las gestantes se les está haciendo la PCR cuando ingresan para dar a luz.

Lee: ¿Cómo es la vuelta a casa tras el parto?

¿Hay alguna recomendación específica para las embarazadas?

No. Las mismas que para la población normal, insistiendo en que deben ser estrictas y hacer un buen uso del material de protección, como mascarillas y los guantes. A este respecto, aconseja:

  • Lavado frecuente de manos.
  • El uso de mascarilla (y aprender a utilizarla) es esencial
  • Si se usan guantes, hay que cambiárselos. "La gente lo que está haciendo es salir de casa con unos guantes, y no cambiárselos en todo el día”, y según advierte el médico, “es una gran fuente de infección"

Lee: Cómo utilizar bien las mascarillas

Ante todo, mucha calma

Las mujeres embarazadas, en principio, no tienen mayor riesgo de contagiarse que el resto de mujeres. "Lo único que sucede es que, si enferman, pueden tener más complicaciones", por ejemplo a nivel respiratorio. Pero en ningún caso afectan al bebé.

"No se ha demostrado que haya contagio vertical", incide el médico. "Aunque hay pocos estudios todavía, no parece que haya transmisión vertical. La dificultad es que si la madre se infecta en el último trimestre, se producirán problemas en el embarazo que afecten al niño de forma indirecta: un parto prematuro, que les cueste más respirar, alteraciones analíticas…".

De todas formas, el doctor Segura lanza un mensaje de tranquilidad para las futuras madres, "hay que ser conscientes de la época en la que estamos. Sin embargo, vemos que las mujeres tienen menos riesgo de contagiarse que los varones y la gente mayor. No es población de riesgo".

Lee: Lorena Gómez manda un mensaje de tranquilidad a todas las que están embarazadas

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie