Jennifer Lopez cambia de imagen con un inesperado estilismo en bailarinas y presume de cintura

La actriz y cantante estadounidense opta por la comodidad de un look en el apuesta por unas bailarinas

Por Luis Javier Merino

El pasado 24 de julio, la estadounidense Jennifer Lopez cumplió 54 años y podemos decir que la actriz, cantante y empresaria está en su mejor momento tanto profesional como personal, compartiendo su día a día con su marido, el actor Ben Affleck. De hecho, a principios de mes, la pareja fue fotografiada paseando cómodamente por un mercadillo callejero. Una oportunidad en la que la intérprete de temas musicales tan exitosos como On The Floor o El Anillo nos mostró su imagen más desenfadada que se alejaba de sus icónicos lookazos de alfombra roja. Aquel día, se decantó por un estilismo compuesto por jersey de cuello vuelto y vaqueros muy anchos.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Su colección de calzado cómodo

Además, como calzado, Jennifer Lopez buscó la comodidad y dejó de lado los altísimos tacones que luce cuando pisa la alfombra roja o se sube a un escenario. En su defecto, se decantó por unas zapatillas deportivas con ligera plataforma. Este tipo de accesorio con suelas elevadas son habituales en su armario (por ejemplo, tiene modelos de Alexander McQueen o Prada) y le permite ganar centímetros de altura sin que sus pies sufran. Sin embargo, la artista nos sorprendió ayer con un inesperado complemento durante un paseo por Los Ángeles; esta vez, sin Ben Affleck.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Unas inesperadas bailarinas

Ni tacones ni zapatillas deportivas con plataforma, Jennifer Lopez eligió para su paseo por Los Ángeles unas cómodas bailarinas, calzado inusual en su estilo. En concreto, se decantó por un modelo acharolado, con lazada en el empeine y puntera redondeada. Le quedaban de maravilla y las combinó con un vestido camisero con cuerpo inspirado en una gabardina y falda voluminosa con volante. Esta prenda de color beis incorporaba un cinturón al tono que hizo que la cantante y actriz luciera ‘cintura de avispa’. Estilizada elección que acompañaba de unas grandes gafas de sol y un bolso negro de cocodrilo. Este era todo un clásico, pues se trataba de un Birkin de Hermès.