Kendall Jenner

El día que Kendall Jenner rompió la primera norma de las estilistas

La modelo adapta un diseño de lentejuelas (con rayas horizontales) valorado en 11.000 euros, a un look de día con zapatillas

por María Muñiz

Hace tan sólo unos días, Kendall Jenner abandonaba su mansión de Los Angeles para aterrizar en Nueva York con motivo de la gala de los CFDA, que galardonó a su hermana Kim como la influencer del año. Durante estas jornadas, la modelo californiana no solo nos ha conquistado con ese look de alfombra roja para el recuerdo, sino que también ha hecho suyo el street style de la Gran Manzana. Lo ha conseguido con un minivestido de rayas de colores, un diseño agotado de Ralph Lauren que cuesta 11.000 euros y que, confeccionado en lentejuelas, parece llamado a posar en un photocall o a bailar en una discoteca. Sin embargo, Kendall lo ha sacado de su ambiente natural y lo ha lucido durante el día. Y el éxito de este cambio se debe, por un lado, a los accesorios elegidos y, por otro, al diseño estratégico de las rayas, especialmente favorecedoras, a pesar de ser horizontales.

La creencia extendida es que las rayas verticales consiguen visualmente que la silueta se vea más estilizada o más alta, mientras que las horizontales, más ancha. Sin embargo, las expertas en moda suelen dejar el beneficio del contouring en favor de las rayas negras sobre fondos blancos, nunca de colores.

De algún modo, el vestido de Kendall contraria la creencia de esta 'ilusión óptica' con su vestido de la colección Primavera-Verano 2018 de Ralph Lauren, presentada en la Fashion Week de Nueva York. También en la pasarela, pudimos comprobar cómo otra top model, Joan Small, lo lucía de forma sencilla, completado, únicamente, con unos stilettos en tonos similares a los de la prenda que, además del hecho de estar totalmente compuesta por lentejulas, como apunta la última tendencia de la red carpet, la acercaban aún más a un look de invitada o a una apuesta de noche.

A pesar de ello, Kendall ha encontrado en este diseño el mejor aliado para disfrutar de un día de tiendas junto a su hermana Kourtney Kardashian. El vestido realmente tiene una silueta sencilla: mini, ajustado, con cuello redondo y manga corta; son las lentejuelas lo que elevan la sofisticación y parecen invitarlo a un look de noche. Aún así, la maniquí decidía aportar más informalidad y convertirlo en una apuesta totalmente todo terreno confiando en los accesorios. En esta línea, cambiaba los salones tricolor del desfile por unas sneakers blancas, el modelo Forum Lo Refined de Adidas (109,95 €). A ellas sumaba un bolso vintage de Prada, pequeño y negro, que colabora a conseguir ese tono sporty que iba tomando el estilismo, y unas gafas de sol, ligeramente cat eye, de su colección junto a su hermana Kylie, Kendall + Kylie (58,13 €).

Pero además de su silueta sencilla o de los complementos perfectamente elegidos para maximizar la versatilidad del vestido, lo más llamativo es que rompe con la teoría de que las rayas horizontales, por lo general, no favorecen. En este caso, tal y como se aprecia, están estratégicamente pensadas para rediseñar la figura y favorecer al máximo gracias a los distintos grosores y tonalidades. Así, el amarillo se sitúa de forma ancha en la cadera, creando efecto de cintura de avispa, marcada por el rojo. Más arriba, las líneas horizontales se vam estrechen, juntando aún más los colores, para dar volumen y realzar el torso.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie