Portada

La Semana de la Moda Latinoamericana aterriza en Madrid por todo lo alto

Por primera vez, la capital acogerá la edición de una pasarela que pretende acercar el talento de América Latina al mercado europeo

por Mara Mariño

Cuando el arte y la moda, dos culturas por lo general separadas, se cogen de la mano, el resultado es digno de mención. Es el caso de la Semana Oficial de la Moda Latinoamericana, un evento que ha reunido ambas disciplinas acercándose, por primera vez, a la capital española. La pasarela se estrena por primera vez en Madrid en un evento que se realizará dos veces al año, al igual que las de grandes ciudades de la moda que cuentan con la edición Primavera/verano y Otoño/invierno. Una propuesta que, además de reunir a las últimas tendencias, también proyectará a diseñadores de Honduras, Paraguay, Nicaragua, Colombia, Puerto Rico y hasta España. Durante los días 1 y 2 de octubre será cuando se pueda conocer de primera mano el intercambio cultural. En la sede del IED tomarán protagonismo las novedades gracias a los desfiles y al espacio pop-up, que permitirá acercar al público a las originales creaciones.

VER GALERÍA

El evento de presentación, que tuvo lugar este miércoles en Casa de América, dio comienzo a las jornadas que darán a conocer la tradición textil de los países de Latinoamérica en Madrid. Pero, además, el proyecto cuenta con una madrina de honor, Agatha Ruiz de la Prada, quien se encuentra más que concienciada de lo que supone abrirse camino fuera del propio país, algo que ella ha experimentado personalmente dando a conocer su firma en las pasarelas de Nueva York. Además, al haber abierto últimamente tiendas en Perú y Colombia, se encuentra especialmente vinculada con el proyecto.

VER GALERÍA

"Los diseñadores han tomado inspiración de la cultura de cada región, aunque también habrá ponencias y talleres  en una muestra de la creatividad artesanal", comentó Alejandro Medrano acerca del enlace cultural, el director de la Pasarela. El desarrollo del proyecto dio comienzo hace tres años, inspirados por el vacío que existía en Madrid de proyección de diseñadores latinoamericanos. Él mismo comentó que uno de los mayores retos que había supuesto sacar adelante la propuesta, además de las dificultades con la agenda de ciertas embajadas, era la distancia. Algo que, en sus propias palabras, merecía la pena con tal de acercar el talento de los países participantes al mercado europeo.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie