Lady Kitty Spencer

Lady Kitty Spencer potencia sus curvas con el truco de su tía Diana de Gales

La aristócrata y modelo británica ha apostado por un diseño que sigue dos de las máximas de estilo preferidas de la princesa

por Paula Callejo

Lady Kitty Spencer es la sobrina más mediática Diana de Gales, y la que ha heredado no solo su melena rubia y sus grandes ojos claros, sino también su pasión por la moda. La primogénita de Carlos Spencer y Victoria Lockwood, de 28 años de edad, es una de las más invitadas más buscadas en cada evento al que asiste, y su estilo ha logrado acaparar cientos de titulares alrededor de todo el mundo, hasta el punto de que se hizo con el título de mejor vestida en la boda de su primo, el príncipe Harry, con Meghan Markle según los lectores de Hola.com. Su afición por las últimas tendencias le llevó a interesarse por la industria hasta el punto de que acabó dedicándose profesionalmente a ella, y se subió por primera vez a la pasarela en 2017 de la mano de la casa italiana Dolce&Gabbana. Actualmente, es embajadora de varias firmas de lujo y protagoniza editoriales en revistas a nivel internacional, por lo que su inmersión en el mundo de la moda es plena. 

En la última fiesta a la que acudió, una entrega de premios de joyería, se decantó por un estilismo total black que recordaba inevitablemente a la recordada princesa. Tal y como solía hacer su tía en las grandes citas, la modelo lo apostó todo al negro mediante un conjunto protagonizado por un vestido de escote cuadrado y manga larga confeccionado en un tejido satinado que conformaba drapeados a lo largo de toda la figura. Esta creación de Dolce&Gabbana con un corte ceñido que se rompía únicamente en la falda, de la que partía un volante que otorgaba una estética muy ochentera por la que bien podría haberse decantado Diana de Gales hace años. Completó el look con stilettos clásicos a tono y grandes joyas de Bvlgari -firma de la que es embajadora- entre las que destacaba el conjunto de collar y maxipendientes de oro rosa decorados con rubíes.

El vestido negro drapeado era un básico indispensable en el armario de la primera esposa de Carlos de Inglaterra, y solía optar por ellos como prenda infalible para los acontecimientos más importantes. Tampoco era raro que apostara por diseños satinados, que combinaba con otros de terciopelo. Mediante este tipo de favorecedoras piezas, la princesa enmarcaba su figura y potenciaba sus curvas, aunque habitualmente prefería el escote barco con pequeñas aperturas en 'V' en lugar del que ha lucido su sobrina.

Precisamente uno de los diseños más icónicos y conocidos mundialmente de la madre de los príncipes Guillermo y Harry sigue este truco. El llamado 'vestido de la venganza', creado por Christina Stambolian, que Diana se enfundó en 1994 el mismo día que se hizo público el romance entre Carlos de Inglaterra y Camila Parker Bowles, es una de esas piezas que han hecho historia. Por lo tanto, no resulta nada extraño que las mujeres de todo el mundo -incluida su sobrina- se inspiren en sus drapeados para presumir de silueta.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie