Meghan Markle

La conexión de estilo entre Meghan Markle y Kate Middleton a 17.000 km de distancia

Las Duquesas han apostado en las últimas horas por vestidos con patrones y tonalidades muy similares

por Paula Callejo

La apretada agenda de los duques de Sussex en su viaje por Oceanía les está llevando por varios de los lugares más emblemáticos de Australia. A pesar de que Meghan Markle, embarazada de su primer hijo, ha tenido que dejar que su marido acudiera a alguno de estos eventos en solitario debido al cansancio acumulado en los últimos días, parece que vuelve a estar en plena forma y por el momento ha retomado sus compromisos con normalidad. En las últimas horas hemos visto cómo llegaba a la isla de Fraser con un estilismo que generaba una curiosa conexión de estilo con su cuñada, la duquesa de Cambridge, a aproximadamente 17.000 kilómetros de distancia.

-Leer también: Todos los looks premamá de Meghan Markle en Oceanía.

La futura mamá ha configurado un cómodo conjunto protagonizado por un vestido camisero que ha acaparado todas las miradas. El patrón tipo camisa es uno de los favoritos de la esposa del príncipe Harry, que lo ha lucido en varias ocasiones en los últimos meses, y se adapta a la perfección a su nueva silueta y le permite mantener su estilo habitual sin necesidad de recurrir de momento a las prendas premamá.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Wil & Jacqui Hikuwai (@herveybayecomarinetours) el

En esta ocasión, se ha decantado por un modelo sin mangas, con botones a lo largo de toda la parte frontal y ajustado en la parte de la cintura mediante un fajín integrado en el diseño rojo con pequeñas manchas irregulares blancas. Pertenece a la última colección de la marca sueca & Other Stories que se podía adquirir hasta hace poco por 99 euros pero que ya ha colgado el cartel de 'agotado'. Le ha sumado sandalias planas en color cuero de Sarah Flint y gafas de sol de pasta negra de Karen Walker.

Tan solo unas horas antes, Kate Middleton escogía un look muy similar pero adaptado a su contexto, totalmente opuesto al de su cuñada. El pasado viernes, los duques de Cambridge sorprendían con una recepción inesperada en el Palacio de Kensington, en la que abrieron las puertas de su residencia a los finalistas de los Premios Teen Hero 2018 de la BBC Radio One. Para este acto, la Duquesa eligió un vestido que recuerda inevitablemente al de Meghan Markle ya que mantiene la estética camisera, las tonalidades y el detalle del cinturón. Sin embargo, el de la esposa del príncipe Guillermo, firmado por Whistles (180 euros aproximadamente), agrega manga larga para hacer frente al frío londinense propio de esta época y sustituye las pequeñas manchas por lunares clásicos. En lugar de combinarlo con sandalias, ella ha apostado por unos stilettos color maquillaje perfectos para crear un estilismo más formal perfecto para un acto en el Palacio.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie