Blake Lively

El día que Blake Lively llevó la contraria a las francesas y triunfó

La actriz se encuentra en París con motivo de la Semana de la Moda y su primera puesta en escena no ha defraudado

por Mara Mariño

Rubio con efecto raíz, melena despeinada (o casi), lencería en tono piel a la vista, labios ausentes de rouge... ¿Estamos ante el nuevo chic parisino según Blake Lively? La presencia de la californiana en el front row de Dior solo ha hecho confirmar dos teorías: la primera es que sigue siendo su mejor estilista cuando quiere impactar. Y la segunda, es que es imbatible creando combinaciones ganadoras y rompiendo las normas. Su último look en París durante la presentación de la nueva colección de la firma francesa así lo demuestra. La actriz escogió un diseño inequívoco de Maria Grazia Chiuri, la directora creativa de la marca (quien maneja a la perfección la costura del tul con bordados en colores vivos, tal y como nos demostró con el vestido de novia de Chiara Ferragni), y lo combinó con una sobrefalda negra que recordaba a uno de los iconicos estilismos de Serena van der Woodsen. Sin duda Blake hizo 'magia' con este diseño y apostando por un peinado de lo más natural y unos zapatos transparentes.

VER GALERÍA

El modelo que lució para la presentación de la nueva colección de la firma fue un par de zapatos Spikoo, de tacón fino terminados en punta con pulsera al tobillo, un diseño de Louboutin que cuestan  850 euros. Este original calzado lleva tachuelas de metal sobre el PVC transparente y tiene una historia curiosa ya que se encuentra inspirado en la época de la Carrera espacial así como en las creaciones de 1960 de Courrèges y Paco Rabanne. Los zapatos sirvieron como remate final de un estilismo que acaparó todos los flashes, ya que llevaba un escotado vestido de Dior que dejaba la pieza de ropa interior en color visón a la vista.

VER GALERÍA

Además, Lively recurrió también a una tendencia de la que es reina Olivia Palermo: las superposiciones. Demostró que, al igual que la empresaria neoyorquina, es capaz de realizar las más intrincadas combinaciones sin que el resultado produzca la sensación de encontrarse ante elementos separados. La actriz añadió a su look dos abrigos que respetaban los colores verde, azul y nude del vestido. La mezcla de texturas, pasando de la tela lisa a la estampada y luego al tul daban lugar a un resultado armónico y muy estiloso digno de la primera fila de Dior.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie