Rihanna en la premiere de Londres de 'Ocean's 8

Rihanna, un escote asimétrico y el error de estilo que podía haber terminado en desastre

La estrella de Barbados sufrió durante toda la noche la incomodidad de un vestido que no se adaptaba del todo a su pecho

por María Muñiz

Definitivamente, si por algo es ya conocida Rihanna es por convertirse en el centro de atención allá donde va con looks que no dejan indiferente a nadie. Ya lo consiguió hace una semana en la premier de Nueva York de Ocean’s 8, una situación que se repitió en el estreno en Londres. Pero si algo ha dejado demostrado la de Barbados en esta nueva alfombra roja, es que, aunque los trajes extravagantes son una opción segura para dejar a los presentes sin palabras, las siluetas más arriesgadas -por muy tendencia que sean- también pueden jugarte malas pasadas, especialmente si no se adaptan bien a tu cuerpo, como sucedía con este vestido dorado de Rihanna.

De formas complicadas y patrones arriesgados se encuentra hecha la moda. Numerosos son ya los incidentes que han ocurrido con prendas con estas características. Una falda que descubre el secreto de tu silueta perfecta, un bralette que se mueve en exceso entre saltos y bailes, o, como en el caso de Rihanna, un escote muy pronunciado que no para de caerse. Éste se convertía en la clave principal de un vestido de lo más original, largo y asimétrico, completamente dorado y metalizado, que creaba un efecto arrugado, enfatizado con el fruncido de la cintura.

Sin duda, un vestido que hizo brillar a Rihanna con luz propia (casi literalmente) sobre la alfombra roja, pero que, a pesar de ser una apuesta llamativa en su conjunto, en el cuerpo de la estrella, hizo que su escote acaparara toda la atención. De estilo túnica por la espalda, la parte frontal de la pieza se abría por delante en una pronunciada 'V' asimétrica que, al caer sobre el brazo derecho, descubría parte del pecho. Y si este es voluminoso, el efecto es muy incómodo, como demostró Rihanna ajustando continuamente esta zona del vestido durante toda la velada.

Y es que este escote se adapta mejor al pecho pequeño, para realzarlo y estilizarlo, tal y como vimos en el desfile de la colección Otoño-Invierno 2018 de Poiret, firma a la que pertenece la elección de Rihanna. La marca francesa proponía lucirlo dejando al vestido toda la importancia, completando el look tan sólo con unas sandalias negras. Pasos que siguió Rihanna con unas finas y doradas, el modelo Harmony de Giuseppe Zanotti (595 €), aunque adaptó el look a la alfombra roja añadiendo unos aros de oro y un clutch con pedrería, también dorado, de Louboutin (1.308 €), creando el total gold por excelencia.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie