Tatiana Shin Botín

Descubriendo a Tatiana Shin Botín, una empresaria apasionada de la moda

Casada con Alex Stamatiadis, la nieta del banquero Emilio Botín fue una de las invitadas más destacadas y elegantes de la boda de Alessandra de Osma y Christian de Hannover

por Luis Javier Merino

En 2019, la española nacida en Londres Tatiana Shin Botín, nieta del fallecido banquero Emilio Botín e hija de Carolina Botín y Christian Shin, se hacía un hueco en los titulares de prensa tras convertirse en una de las protagonistas del exclusivo y solidario Baile de las Debutantes de París. En el Hotel Crillón, esta mujer, que por aquel entonces contaba con 19 años, se codeó con otras jóvenes de familias de renombre internacional, como Lady Kitty Spencer, sobrina de Diana de Gales, o Francesca Eastwood, hija de Clint Eastwood y Frances Fisher. Deslumbró con un vestido inspirado en el glamour de Hollywood que confeccionó Andrew Gn, diseñador nacido en Singapur, pero afincado en la capital francesa donde presenta sus colecciones. Su elección no fue casual, ya que, tras realizar prácticas en su atelier parisino durante el invierno 2008, la relación entre ella y el creador se selló con una buena amistad. Una confianza que llevó a esta Licenciada en Dirección y Administración de Empresas a recurrir a sus diseños para vestir en los tres días de celebraciones con motivo de la boda religiosa de Alessandra de Osma y Christian de Hannover.

VER GALERÍA

Confió en Andrew Gn para vestir en la boda de los Príncipes de Hannover

Tres eventos, tres vestidos, pero una tendencia común en sus elecciones: vestidos estampados y de aire retro y folk. Curiosamente, Tatiana buscó su modelo ideal navegando en colecciones pasadas y apuntándose así a la tendencia de la moda vintage que seduce a algunas de las abanderadas de la elegancia en la actualidad, como Amal Clooney. El primero de sus looks fue un minivestido con manga larga y dibujos florales y mariposas que pertenece a las propuestas de primavera-verano 2016. Lo eligió para la fiesta de preboda el jueves 15 de marzo. Un día después, viernes en el que Alessandra de Osma y Christian de Hannover se dieron el 'sí, quiero' en ceremonia religiosa, volvía a rescatar de esta colección otra creación, un diseño largo con escote en V que realzaba su figura y un azul celeste que le favorecía al tono de su piel y el tono oscuro de su melena.

VER GALERÍA

En la wedding party del sábado, Tatiana optó por una creación menos fluida para llevar un vestido de corte más rígido formado por cuerpo camiseta y falda en línea princesa, de la colección Resort 2017. Como complemento, un clutch nacarado con letras de strass de Edie Parker, que evidencia su conocimiento de las últimas tendencias entre las influencers como amante de la moda que es. Afición esta que también comparte con su pasión por el arte.

VER GALERÍA

Dos bodas en dos ciudades diferentes para sellar su amor con Alex Stamatiadis

En todo momento, estuvo acompañada por su marido, el Licenciado en Política, Filosofía y Economía por la Universidad de Pennsylvania, y vinculado a la Fundación Botín, Alex Stamatiadis. Nacido en Grecia, Tatiana, que ha trabajado en Christie's y en el departamento de patrocinadores de Ferrari, compartió también con este banquero una boda muy especial, pues ambos realizaron dos celebraciones en dos días diferentes y en ciudades también distintas. El primer fin de semana de julio de 2015, la pareja contrajo matrimonio por el rito católico y ortodoxo en la finca que la familia Botín posee en Puente San Miguel (Cantabria). Un terreno con mucho valor sentimental para la novia, pues allí recibió sepultura Emilio Botín en septiembre de 2014 y fue el mismo escenario donde sus padres, Carolina Botín O'Shea y Christian Shin, se casaron en 1989. Dias después, se trasladaron a la isla griega de Spetses para una 'reboda' en el país de la familia del novio. Dos celebraciones donde apostó por vestidos rectos y de líneas sencillas, primero con escote halter y, posteriormente, con un palabra de honor.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie