Clint Eastwood

Géminis, 31 mayo 1930, 17:35, San Francisco

by hola.com

De ascendencia inglesa, irlandesa, escocesa y holandesa, es hijo de un trabajador metalúrgico y de una empleada de fábrica. Su padre se vio obligado a buscar trabajo fuera de su lugar de residencia, por lo que la familia inició un viaje por toda la Costa Oeste de los Estados Unidos que terminó en Piedmont, California. Una vez allí, Clint se matriculó en el Instituto Técnico de Oakland, donde participó en varias representaciones. Ya graduado, trabajó como socorrista, repartidor de periódicos, empleado de tienda, bombero forestal y caddie de golf. Hasta que llegó la guerra de Corea y fue reclutado por el ejército de los Estados Unidos. Miembro del equipo de socorrismo destinado en Fort Ord, California, estaba de permiso cuando subió al avión bombardero Douglas AD. El artefacto se quedó sin combustible en mitad del trayecto y se estrelló en pleno mar, junto a Punta Reyes. Por suerte, Clint y el piloto salieron ilesos del accidente y pudieron nadar hasta la costa, que estaba a cinco kilómetros.

Quién la iba a decir entonces que acabaría siendo un consagrado actor, director de cine, productor cinematográfico, guionista, músico y compositor. Tuvo su primer papel importante en la serie de televisión Rawhide (1959 – 1966). Pero su papel estrella fue el Hombre sin nombre, a quien dio vida en la Trilogía del dólar dirigida por el italiano Sergio Leone en la década de los sesenta. Compuesta por las películas 'Por un puñado de dólares', 'La muerte tenía un precio' y 'El bueno, el feo y el malo', la saga revolucionó el género western europeo, recibiendo una buena acogida de la crítica. Diez años después, entre los setenta y los ochenta, Clint se colgó las pistolas al cinto y tiró de labia para interpretar a un personaje tan mítico como socarrón, Harry Callahan o, como normalmente se le conoce, 'Harry el Sucio'. Junto con la Trilogía del dólar, fue lo que terminó de establecerlo como icono masculino de la época. Después de aquello participó en películas como 'El sargento de hierro' (1986) y 'Sin perdón' (1992), por la que ganó el Óscar a mejor película y mejor director. Más recientemente pudimos verlo en 'Los puentes de Madison' (1995) y 'Gran Torino' (2008). Eastwood está considerado por los estudiosos de la historia del cine como uno de los personajes más influyentes y representativos de los Estados Unidos del último siglo. Las películas en las que ha actuado y aquellas que ha dirigido definen todo un momento histórico y hacen gala de la forma de pensar y sentimientos de los estadounidenses.

En el año 2000, durante el Festival Internacional de Cine de Venecia, el estadounidense recibió el León de Oro por su carrera. Cuatro años después, volvía a ganar los Óscar a mejor película y mejor director por su trabajo en 'Million Dollar Baby'. En Francia le dieron la Orden de las Artes y las Letras en 1994 y la Legión de Honor en 2007, confirmando su puesto como uno de los actores más queridos del país. Fundador de la productora Malpaso Production en 1967, se ha casado en dos ocasiones y ha tenido ocho hijos de seis mujeres. Su seña de identidad la componen su rigidez, su estrabismo, y la forma en que pronuncia sus diálogos, entre dientes. Características que lo han acompañado desde la juventud.

Carta Astral

Se nota mucho su Ascendente en el signo de Escorpio, que le confiere ese poderoso magnetismo, ese estilo de tipo duro, ese carácter de pistolero vengador que tantas veces ha encarnado en el cine bajo una apariencia de cara de póker. Seguro que le gusta tenerlo todo bajo control y llevar la sartén por el mango.
Pero su versatilidad se la debe a su signo Géminis. Mientras que debe a su Luna en Leo el don para la puesta en escena y para asumir protagonismo. Las personas con estas lunas están convencidas de que les corresponde por derecho propio.
Como muchos otros actores de éxito, nació con Neptuno en la casa diez y en conjunción al Mediocielo, algo típico en muchos privilegiados que, además, tienen tintes de autodidactas o de genios.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie