Cuestionario de la felicidad: Paloma Cuevas

Desde las ocurrencias de sus hijas hasta su debilidad por el arroz a banda, pasando por la alegría que le produce quedar con amigos antes de almorzar, estas son las cosas excepcionales y cotidianas- que hacen feliz a esta bella diseñadora de joyas y vestidos de fiesta cordobesa

Cuestionario de la felicidad de Paloma Cuevas LIVING 34

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Cuestionario de la felicidad de Paloma Cuevas LIVING 34©Jesús Cordero
Tu persona favorita del mundo.

Mi padre.

Un domingo perfecto.

En familia y con los amigos que son familia.

Tres objetos que te hacen feliz.

¿Objetos? El crepitar de una chimenea encendida, una terraza con bonitas vistas a la naturaleza y los objetos que me transportan a la etapa de bebés de mis hijas.

Qué canción te pone las pilas.

“Love”, de Michael Bublé, la favorita de mis hijas.

El plato por el que te saltas la dieta.

El arroz a banda.

Tu mejor recuerdo de la infancia.

Todos, tuve una infancia maravillosa, llena de mucho amor.

El viaje de tu vida.

Lo hice hace poco.

Un pensamiento alegre antes de irte a dormir.

Las risas y ocurrencias de mis hijas.

Un lugar al que volver.

Siempre a Córdoba.

Tu happy hour.

La 1 p.m.; justo a esa horita donde quedas con los amigos a tomar algo antes de almorzar.

Una app que nunca te falla.

Spotify, poder escuchar más de 70 millones de canciones esté donde esté me parece fascinante.

Tu remedio antiestrés infalible.

Meditar escuchando el sonido de la naturaleza y el agua de una fuente de fondo con el sol del atardecer.

Qué te arranca una carcajada.

Las ocurrencias de mi padre y mi hija pequeña.