Lorenzo Meazza, ‘Quando arrivo a casa’

‘En el campo tenía un huerto y aquí, mi jardín, El Retiro, que veo al abrir las ventanas’, bromea Lorenzo Meazza. El diseñador de interiores italiano estrena su primer hogar en el centro de Madrid, Casa Bluemont, de la mano de un bonito atelier homónimo desde el que compartir su seguido y admirado estilo de vida. Lo celebra en compañía de sus hijas, Stella y Allegra, en torno a una crostata elaborada con la receta familiar de su ‘nonna’

Lorenzo Meazza y sus hijas LIVING 30

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Dice que sus ojos tienen superpoderes. Cuando Lorenzo Meazza entra a una casa, estos escanean cada espacio, cada sala, cada rincón, y con solo una mirada sabe leer a la persona que habita en ella. Qué le gusta, qué desea, qué siente; su intimidad. Le pasa desde pequeño, cuando al pasar por el puente que llevaba a la casa de sus abuelos en Milán, se fijaba en las ventanas del edificio que tenía enfrente. Lo que no tiene claro es si se trata de un don o de una maldición.

“La casa estaba fea, como abandonada. Pero tenía una luz, una amplitud especiales… Como interiorista, no me gustan las reformas totales; prefiero recuperar su personalidad”
Lorenzo Meazza y sus hijas LIVING 30©Alex del Río
Lorenzo y sus hijas en el salón azul, con el suelo de piedra original en forma de damero, presidido por unas pinturas orientales. A ambos lados, los centros Bridgerton, creados en exclusiva por Bardenia para Casa Bluemont Atelier.

“La gente no quiere invitarme a sus casas, les da miedo”, se lamenta entre risas. “Y yo tampoco invito mucho a la mía. Tu casa es un poco tu esencia, y uno se expone al mostrarla”. Hoy, sin embargo, ha hecho una excepción con esta que, calcula mentalmente, es su decimocuarta casa. Y una especialmente importante. La que, después de tanto tiempo viviendo en las afueras, supone su pasaporte urbano al centro. Y con la que este arquitecto de formación y con una larga trayectoria asociada a Ikea -actualmente es el responsable global de eventos de la marca nórdica- quiere compartir con aquellos que lo admiran -y lo siguen- lo que a él más le gusta: su pasión por la casa, su estilo de vida.

Salón LIVING 30©Alex del Río
Decoración LIVING 30©Alex del Pino
Concebido como un jardín secreto para sus hijas, las piezas clave del salón rosa -pintado con el tono rosa Delfina creado junto a MC Pinturas- son el escritorio/buró de la línea Delfina y las lámparas Macaron y Pavillón de esa misma línea que Lorenzo ha diseñado para su atelier, inspiradas en María Antonieta.

Así, su nuevo hogar, Casa Bluemont, lleva de la mano un atelier homónimo en la Ribera de Curtidores, en pleno Rastro de Madrid; una especie de prolongación de su manera de entender la vida donde Lorenzo pone a disposición del público piezas de mobiliario diseñadas por él e inspiradas en su propia trayectoria vital, antigüedades, colores que ha ideado para sus propias paredes, flores y talleres donde él mismo enseñará a elaborar la crostata -receta de su nonna- que tantos adeptos tiene entre sus amigos. En torno a esa misma crostata y en compañía de sus hijas, Stella, de 18 años, y Allegra, de 15, Lorenzo nos recibe en esta nueva casa que seguramente no sea la definitiva, pero sí la pareja de baile perfecta para el momento creativo y vital que vive en la actualidad.

Lorenzo Meazza y sus hijas LIVING 30©Alex del Río
En la imagen, Lorenzo y sus hijas, Allegra (derecha) y Stella (izquierda), se reúnen en torno a la famosa crostata della nonna.

-Tus casas son un poco la crónica de tu vida. ¿Qué cuenta esta?

-He cambiado de país en los últimos 20 años un montón, he vivido en casi toda Europa. Y cada casa tiene su momento y su nombre. Casa Bluemont tenía que sonar bien, y el azul Bluemont es uno de mis colores favoritos, ese azul con el que se queda el cielo justo al irse el sol… me relaja y me gusta en la decoración. Y el nombre da esa sensación de calidad, de tiempo, de oficio… y ha acabado siendo el del atelier que inicio de la mano de esta casa; una propuesta de cosas hechas de forma artesanal, de piezas especiales.

-Has pasado de Casa Mirabelle, en el campo, a Casa Bluemont ¿Tenías ganas de reconectar con la ciudad?

-Sí, llevo 11 años en Madrid, pero nunca había vivido en el centro. Quería probar una casa madrileña de verdad, con techos altos, de las que veía en las revistas. Coincide con la edad que tienen ya mis hijas. En Mirabelle tenía la huerta, aquí tengo mi jardín, El Retiro, que veo desde la ventana. Y vivo rodeado de arte y de historia. Me gusta bromear diciendo que voy a bajar en chanclas al Prado, para darme luego un paseo por el jardín. Es un lugar residencial, monumental y tranquilo. Y a mí me gusta la belleza, me nutre.

“Cocino muy bien. Somos todos medio vegetarianos, pero siempre con una base italiana. Aprendí de mi abuela y mi madre y mi plato estrella es la crostata que hacía mi abuela Conchi”
Lorenzo Meazza y sus hijas LIVING 30©Alex del Río
Cocina LIVING 30©Alex del Pino

-¿Fue la casa la que te encontró a ti o tú la estabas buscando?

-Yo fui quien la buscó, pero siempre digo que tengo suerte. La casa estaba fea, como abandonada. Pero quería evitar el shock de pasar de una parcela a verme encerrado, y esta casa tenía una luz, una amplitud especiales; esas vistas, los pequeños balcones. Hice alguna reforma. Pero, como interiorista, no me gustan las reformas totales; prefiero sacar la personalidad, recuperar la identidad y la belleza que tenían las cosas. Y eso hice. Eliminé el gotelé, recuperé las molduras y conservé el suelo, me enamoré de él y lo restauré.

-Has dicho en alguna ocasión que los metros cuadrados no dan la felicidad. ¿Qué la da?

-Muchas veces no tenemos en cuenta el impacto que tiene la decoración en nosotros, no solo a nivel estético, sino emocional. Una casa que funciona mal, desordenada, te hace sentir igual. Pero una casa cálida, con un buen plan de iluminación, bien organizada… te proporciona bienestar. Yo procuro racionalizar esas necesidades, de ahí esa maldición mía de los rayos X. Además, cada vez más, una casa es también una parte fundamental que habla de ti.

Lorenzo Meazza LIVING 30©Alex del Río
Amantes de la cocina vegetariana y con base italiana, Lorenzo y sus hijas tienen en la cocina uno de sus lugares favoritos. En la otra imagen, la mesa plegable de la línea Belvedera, diseñada por Lorenzo para espacios reducidos, bajo la calidez de los grabados antiguos y cerámicas asiáticas. Sobre la mesa, vajilla francesa de Luneville, individuales de From: BEA, y ramo Lucrezia creado por Bardenia para el atelier. Al fondo, librería/vitrina inspirada en el norte de Europa de la línea Palazzo de Casa Bluemont.

-Como un diario.

-Sí, da igual que lo que tengas en la pared sean obras de arte o entradas de conciertos, pueden tener el mismo valor. Es tu vida. En esta pared tengo el boceto que le hice a mi abuelo, que fue prisionero en la II Guerra Mundial en un campo de concentración; un poema de Giacomo Leopardi, y esta moneda que compré en un mercadillo en compañía de mi padre… Estas piezas me acompañarán toda la vida, pero en cada casa cambian y cuentan algo diferente según la etapa.

-La guitarra tampoco falta nunca.

-Nos viene de atrás. Giovanni Bottesini, el virtuoso del contrabajo y mejor amigo de Giuseppe Verdi, es la gloria de la familia. Mi hermana es violinista, mi padre guitarrista, Stella toca el piano, Allegra canta y, para mí, la música está asociada a mis momentos íntimos. Me pongo aquí, en mi cuarto, a tocar, Allegra pasa, se pone a cantar, y acabamos igual que cuando mi padre se ponía a tocar la guitarra en la cama y nos reunía a todos alrededor.

“Más que casero, soy muy ‘papá’; esa figura italiana que se despierta para prepararles el desayuno a sus hijas. Ellas viven aquí una semana sí y una semana no y me organizo en función de ellas”
Salón LIVING 30©Alex del Pino
Lorenzo Meazza y sus hijas LIVING 30©Alex del Río
Cosa de hermanas. Stella y Allegra en un momento relajado en el salón azul. Arriba, perspectiva parcial de este, del comedor y de la gran mesa belga de los años 30 en torno a la cual se articula el mismo.

-A pesar de tu vida tan cosmopolita, pareces muy casero…

-Más que casero, soy muy ‘papá’; esa figura italiana que se despierta para prepararles el desayuno a sus hijas, que se ocupa de su merienda… Ellas viven aquí una semana sí y una semana no y, cuando están, me organizo en función de ellas.

-¿Cocinas bien?

-Muy bien. Somos todos medio vegetarianos, pero he ido adaptando las recetas, siempre con una base italiana. Aprendí de mi abuela y de mi madre y, cuando me fui a vivir a Estocolmo, mi madre me regaló un cuaderno con todas sus recetas que aún conservo como un tesoro. Mis platos estrella son la crostata que hacía mi abuela Conchi y que he preparado hoy, los raviolis rellenos y el pesto, mi debilidad. De hecho, en breve sacaré una vela con olor a pesto, ese olor de mi infancia, para Casa Bluemont Atelier, siempre con la misma idea, recalcar lo importante que para mí es el hogar.

-¿Este será por fin el definitivo?

-No… Cada 5 años, más o menos, me digo: “Suficiente”; como una historia de amor bonita que, dices: “Ya, estuvo bien”. Amor verdadero, sí, pero para toda la vida, no. Hay muchos amores esperando a ser descubiertos.

Lorenzo Meazza y sus hijas LIVING 30©Alex del Río
Lorenzo Meazza LIVING 30©Alex del Río
Tiempo de descanso. La familia al completo dedicada a la música, una de sus pasiones compartidas, en el cuarto de Allegra. En la imagen, detalle del vestidor de Lorenzo.

El ‘atelier’ de un estilo de vida

  • Compartir

“Casa Bluemont Atelier nacía como una prolongación de mi manera de entender la vida, lleno de alianzas de inspiración y cocreaciones, donde poder compartir lo que a mí me gusta”.

  • Diseño propio

“Hay antigüedades, pero también muebles diseñados por mí en colaboración con mi socia, Susana Redondo, y elaborados de forma artesanal en madera noble; son los mismos que yo tengo en mi propia casa, pero customizables y adaptables”.

  • Prèt-à-bouquet

“Igual que en mi casa, tampoco faltan aquí las flores. Ramos preparados al momento o centros por encargo, temáticos, elaborados junto a Bardenia”.

  • Velas, homeware y pintura de pared

“Sostenibles y naturales, yo mismo he ideado junto a MC Pinturas los colores que visten mi casa --azul Bluemont, blanco Mozzarella, verde Belvedere...-, y que también están en el atelier, igual que mis velas favoritas: la fragancia Casa Bluemont, la rosa Dolce Candy para las niñas, la de Mimosa, con el olor de la costa italiana de cuando veraneaba con mis padres… Ah, y el homeware que he diseñado junto a Tom Black, ¡también para bajar al Prado!”.

  • Repostería y talleres

“Habrá tartas como la crostata della nonna, hecha con mermelada de frambuesas, preparada y distribuida por Harina en exclusiva para Casa Bluemont según la receta de mi abuela Conchi, y talleres de flores y repostería, entre otros”.

Dormitorio casa Lorenzo Meazza LIVING 30©Alex del Río
Decoración espejo casa Lorenzo Meazza LIVING 30©Alex del Río
Su dormitorio. Sobre el cabecero, un pequeño biombo chino comprado en el Rastro y restaurado por él. La mesa, adquirida en el Mercado de las Pulgas de Niza, es un regalo de su madre.


FOTOGRAFÍA: ALEX DEL RÍO

REALIZACIÓN: LEIRE PEÑA

PRODUCCIÓN Y TEXTO: LETICIA ECHÁVARRI

PELO Y MAQUILLAJE: CYNTHIA DE LEÓN PARA COOL PRODUCCIONES

ASISTENTE DE FOTOGRAFÍA: CESCO RODRÍGUEZ

Look 1. Stella y Allegra, de Zara. Lorenzo, camisa de Zara; ropa propia

Look 2. Allegra, con camisa de Mango; pantalón de sandro. Lorenzo, con camisa de Zara. Stella, con vestido de Maje

Look 3. Camisa y pantalón de Pedro del Hierro; cinturón de Prada

Look 4: Stella, con vestido de Sandro. Allegra, con chaleco de Maje y jeans de Sandro. Lorenzo, con camisa de Zara

Look 5. Camisa de Zara. Stella, con camisa de Sandro; jeans de Maje. Allegra, con camisa de Desigual; jeans de Sandro