Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial

Su árbol genealógico es pura historia de España, así como el palacete familiar en el famoso Callejón del Agua en Sevilla. Con la Giralda de fondo y un clásico patio andaluz a los pies, descubrimos por qué Eugenia de las Bárcenas es una chica especial.

Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial

No sabemos si es ese arte con el que nacen algunos sevillanos o que realmente Eugenia de las Bárcenas tiene un duende especial, pero no hay duda de que escucharemos, y mucho, hablar de ella. Mientras completa su formación como actriz -que combina con la carrera de Derecho y Administración de Empresas en ICADE-, podríamos decir que le da a todas las artes: pinta, baila, monta a caballo…Y parece que todas ellas se le dan bien. Sus días, de hecho, parecen tener más horas que los de los demás, como nos demostró enseñándonos el increíble palacio familiar en una de las calles más conocidas de Sevilla, el Callejón del Agua.

Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©Jesús Isnard
Eugenia de las Bárcenas©Jesús Isnard
Arriba, Eugenia en la terraza del palacete familiar, con la Giralda de fondo.

-Háblanos de la historia de este palacio. ¿Cómo llegó a tu familia?

-Originariamente esta construcción formaba parte de los Reales Alcázares, pero al ampliarse la muralla de la ciudad se quedó fuera y pasó a formar parte de la judería y a tener uso privado. Durante el siglo XIX, el escritor de Cuentos de la Alhambra, Washington Irving, residió aquí una temporada, y después el marqués de la Vega Inclán la compró y la convirtió en la Casa de América, añadiéndole algunos elementos mudéjares. Finalmente, mis tatarabuelos, Hernando Fitz-James Stuart y Falcó, duque de Peñaranda, conde de Montijo y hermano del duque de Alba, y su mujer, Carmen Saavedra Collado, marquesa de Villaviciosa e hija del marqués de Viana (ahijada del Rey Alfonso XIII y de la Reina Victoria Eugenia de Battenberg), decidieron comprarlo. Se habían criado en el Palacio de Dueñas, donde se enamoraron de la ciudad, pero este pasó a ser propiedad de su hermano, el duque de Alba… y para no estar todo el día ahí metidos decidieron comprarse su propia casa.

“Mi tatarabuelo Hernando Fitz-James y Falcó, Duque de Peñaranda y Conde de Montijo, compró este palacio cuando el de Dueñas pasó a manos de su hermano, el duque de Alba”
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©Jesús Isnard
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©Jesús Isnard
En la sangre: el edificio, por el que han pasado personalidades como Tom Cruise y Cameron Díaz, que se alojaron en él durante el rodaje de Noche y día, aún pertenece a su abuela Eugenia Fitz-James Stuart, condesa de Castroponce.

-Parece que podrías escribir un libro sobre tus antepasados…

-¡Sí! Mi tatarabuela era una persona excepcional, mi abuela siempre me cuenta que era la persona más moderna, inteligente y culta del país. De hecho, las revistas decían que era la mujer más elegante de España. Cuando la moda era ser pálida y el maquillaje estaba reservado a las prostitutas, ella decidió que estando morena y maquillada se estaba muchísimo más guapa. Así que aparecía en grandes fiestas en Buckingham Palace morena y maquillada y la gente no podía evitar quedarse boquiabierta. Fue musa de Balenciaga, gran amigo suyo, y de Worth. Por otro lado, hablaba cinco idiomas y viajó por todo el mundo junto a su padre; en un viaje a Rusia conoció al príncipe Yusupof, que se enamoró locamente de ella y se dedicó a mandarle joyas rusas y flores todas las semanas, ella se quedaba las flores y mandaba las joyas de vuelta. Le apasionaba la cultura y el arte en todas sus formas, como a mí, y convirtió la casa en un foco de cultura. Era gran amiga de los ilustrados de la época e invitaba constantemente a amigos como Edgar Neville o Jean Cocteau, de los cuales aún se pueden ver dedicatorias por aquí.

Eugenia de las Bárcenas©Jesús Isnard
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©Jesús Isnard
Histórico Edén: Eugenia, disfrutando de los jardines que rodean el palacio, que en su día formó parte de los Reales Alcázares y después, tras quedar extramuros y pasar a formar parte de la judería, acogió durante un tiempo al escritor Washington Irving.

-Y tú has heredado su pasión por la cultura, ¿verdad?

-Sí. Me apasiona el arte en todas sus formas: pintar, bailar, cantar (aunque este no sea mi fuerte), la interpretación, la equitación, la moda… A lo largo de mi vida siempre he querido dedicarme a algo relacionado con el mundo del arte y desde muy pequeña he ido a clases de dibujo en un pequeño taller de mi barrio.

Loading the player...
Eugenia de las Bárcenas©Jesús Isnard
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©Jesús Isnard
Lugar de descanso. Aunque está estudiando en Madrid, Eugenia se escapa siempre que puede a Sevilla, donde atesora mil y un recuerdos y puede ponerse al día con sus pasiones, entre las que se encuentran el flamenco y el dibujo -su especialidad es el retrato a lápiz de su familia y amigos-.

-¿Qué recuerdos guardas con más cariño de tu infancia?

-Me acuerdo mucho de cuando venía a esta casa de pequeña. Justo enfrente del portal había siempre un señor que pintaba en la calle, y mientras mi abuela llenaba el maravilloso patio de flores, yo me sentaba junto a él a pintar. Me enseñó la pintura al pastel, y juntos dibujábamos rincones bonitos, llenos de flores y colores, de la ciudad. ¡Aún conservo alguno, de hecho!

“Me acuerdo mucho de cuando venía aquí de pequeña. Justo enfrente del portal había siempre un señor que pintaba en la calle, y mientras mi abuela arreglaba el jardín, yo dibujaba con él”
Eugenia de las Bárcenas©Jesús Isnard
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©Jesús Isnard
Abajo, Eugenia, en la entrada al palacio desde el Callejón del Agua, el cual debe su nombre al antiguo acueducto romano que traía el agua a la ciudad desde Carmona y del que aún pueden verse restos.

-Tu abuelo era un afamado jinete, ¿tú no montas?

-¡Sí! Me apasiona. Él llegó a ir a los Juegos Olímpicos, y yo creo que al nacer, en cuanto salí del hospital, me llevaron directa al campo a montarme en un caballo. Me gusta esa libertad que se siente al galopar con el viento en la cara; me siento muy afortunada de poder hacerlo cada fin de semana. Me encanta el show jumping, la emoción que se siente al volar por encima de un salto… Me encanta el riesgo.

Eugenia de las Bárcenas©Jesús Isnard
Eugenia de las Bárcenas©Jesús Isnard
Un parasol de estilo ‘vintage’, unas macetas esmaltadas y un toque de rafia dan vida a escenarios que invitan a revivir viejas historias...

La alegría de vivir

Protegidos del sol y entregados al ‘dolce far niente’, imaginamos una tarde de sobremesa al más puro estilo andaluz.

Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©Cosydar
Baúl de hoja de palmera, de Cosydar (55 €)
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©Dior
Posavasos, de Dior (c.p.v.).
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©El Corte Inglés
Parasol, de El Corte Inglés (129 €).
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©El Corte Inglés
Bajoplato de rafia, de El Corte Inglés (10’95 €).
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©El Corte Inglés
Macetero esmaltado, de El Corte Inglés (49’95 €).
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©Molecot
Lámpara de sobremesa, de Molecot (470 €).
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©Alain Saint-Joanis
Cuchillo de plata, de Alain Saint-Joanis (550€ el set de 6).
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©Indietro
Butaca estampada, de Indietro (c.p.v).


Sus direcciones en Sevilla
Eugenia de las Bárcenas: Sevilla tiene un color especial©Jesús Isnard
Dónde comer
Dónde comprar
Qué ver

Texto: Estefanía Asenjo

Producción y realización: Eugenia Silva

Estilismo: Tam Vekic

Fotografía: Jesús Isnard

Asistente de fotografía: Óscar Calleja

Maquillaje: Patricia Franco de las CasasPeluquería: Fany FerrariFlores: Blanco Azahar

Agradecimientos: Palacio Callejón del Agua

Look 1: vestido de Carolina herrera; sandalias de Castañer; pendientes de Rabat

Look 2: vestido de Pertegaz; pañuelo de Masscob; pulseras de rabat; anillo de Tous

Look 3: vestido de Como pez en el agua; sandalias de Mango; gafas de Jimmy Choo; cadena de Uno de 50

Look 4: pantalón, top y chaqueta, de Antik Batik

Look 5: shorts y camisa, de Kolonaki

Look 6: vestido de Temperley London; falda de Kolonaki; pulseras de Rabat; anillos de Tous

Look 7: vestido de Woolrich; chaqueta de Dior; bolso de Antik Batik; pañuelo de Hermès; sandalias de Castañer; joyas de Rabat