De su entrada en hombros a la rotura de su vestido: así contó ¡HOLA! la boda de Rocío Jurado y Pedro Carrasco

Recordamos el enlace de ‘la más grande’ celebrado en junio de 1976 en Chipiona

La boda de Rocío Jurado y Pedro Carrasco en 1976

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Eran las seis y media de la tarde del 5 de junio de 1976. Rocío Jurado se casaba con Pedro Carrasco en Chipiona y decir que el enlace generaba expectación se queda corto. Aseguraban Juan Chávez y Manuel Gallardo, enviados especiales de ¡HOLA! para cubrir la boda, que aquel día no cabía un alma más en las calles -unas seis mil personas se acercaron a curiosear- y que todo Chipiona se había congregado en la pequeña plaza frente a la iglesia de la Virgen de Regla. Nadie quería perderse aquel ‘sí quiero’ de ‘la más grande’ y el boxeador.

La boda de Rocío Jurado y Pedro Carrasco en 1976©Archivo ¡HOLA!

La novia, puntual, salió de su casa en un bonito carruaje tirado por cuatro caballos. Con mucha dificultad atravesó las calles atestadas y logró llegar a la iglesia, pero todavía quedaba lo más complicado: entrar. “Ante esta imposibilidad y viendo que pasaba el tiempo y la novia seguía bloqueada, se decidió cogerla en hombros y conducirla hasta el altar”, explica la crónica. Una vez dentro de la iglesia tampoco fue fácil que la ceremonia transcurriera con normalidad. El gentío, los gritos y la multitud de informadores originaron más de un contratiempo: varios testigos se desmayaron y el vestido de la novia sufrió varios desgarros. A pesar de los contratiempos, Rocío y Pedro lograron darse el ‘sí, quiero’ en una Misa flamenca oficiada por el reverendo Ángel Bercena -padre abad del santuario-, con ayuda del padre Angulo.

Una vez convertidos en marido y mujer, y antes de festejar el gran día con sus invitados, la pareja brindó, desde una plataforma, con la multitud que había querido acompañarlos. Y cortaron, frente a ellos, una enorme tarta nupcial. En aquel momento los asistentes pudieron ver con detalle el vestido Rocío. Se trataba de un imponente diseño de manga larga y cuello redondo, rematado por dos amplios volantes en el bajo y acompañado por una larga cola. Un guiño que recordaba a los trajes de flamenca. Para completar el peinado, Rocío eligió unas favorecedoras flores que decoraban su moño y daban un aspecto más moderno al velo.

La boda de Rocío Jurado y Pedro Carrasco en 1976©Archivo ¡HOLA!
La boda de Rocío Jurado y Pedro Carrasco en 1976©Archivo ¡HOLA!
La boda de Rocío Jurado y Pedro Carrasco en 1976©Archivo ¡HOLA!
La boda de Rocío Jurado y Pedro Carrasco en 1976©Archivo ¡HOLA!
La boda de Rocío Jurado y Pedro Carrasco en 1976©Archivo ¡HOLA!
La boda de Rocío Jurado y Pedro Carrasco en 1976©Archivo ¡HOLA!
La boda de Rocío Jurado y Pedro Carrasco en 1976©Archivo ¡HOLA!
La boda de Rocío Jurado y Pedro Carrasco en 1976©Archivo ¡HOLA!

Una vez concluidos los saludos, los recién casados se desplazaron a las bodegas de Pedro Domecq, donde esperaban sus invitados, entre los que se encontraban Juanita Reina, Paquita Rico, el embajador de Argentina, Victoriano Valencia acompañado de su esposa, Carlos Goyanes y Cari Lapique, entre otros muchos. Porque si cerca de seis mil personas se agolparon a las puertas de la iglesia, a la celebración acudieron unos tres mil invitados -solo estaba previsto que asistieran mil-, muchos de los cuales se quedaron de pie y sin poder disfrutar de la deliciosa cena. Eso sí, disfrutaron de una fiesta que se alargó hasta bien entrada la madrugada y en la que no faltó el flamenco.