Chica con mascarilla

Cómo prevenir el 'maskné', el acné provocado por la mascarilla

Cada vez son más las personas que se tienen que enfrentar a este temido fenómeno dermatológico que, afortunadamente, se puede prevenir siguiendo una serie de sencillas pautas

por Gtresonline

Desde que la pandemia del coronavirus irrumpiera en nuestras vidas, para transformarlas por completo, las mascarillas se han convertido en un accesorio imprescindible. Sin embargo, aunque paulatinamente nos vamos acostumbrando a 'soportar' este indispensable elemento de seguridad y protección, aún son muchas las molestias a los que nos enfrentamos cuando las llevamos, especialmente después de horas y horas de uso. Algunos de los problemas más comunes se manifiestan directamente sobre la piel, en forma de imperfecciones, granos o maskne, que es el brote de acné que sale como efecto colateral del uso constante de la mascarilla. Cada vez son más las personas que se tienen que enfrentar a este temido fenómeno dermatológico que, afortunadamente, se puede prevenir con una serie de consejos caseros. ¡Toma nota, sobre todo si tienes la piel grasa!

Lee también:  Remedios caseros para la tos de la gripe, el resfriado o la COVID-19

Estricta rutina de belleza

Que una adecuada rutina de belleza es fundamental para presumir de una piel saludable, tersa y luminosa y proteger al rostro del constante desgaste diario no es ninguna novedad. No obstante, con el uso continuo de la mascarilla, este ritual se torna especialmente importante. Ahora más que nunca tenemos que mimar nuestra piel. Para ello, será suficiente con no saltarnos los pasos básicos de toda rutina de belleza: limpiar el rostro en profundidad e hidratarlo constantemente, tanto de día como de noche. Los expertos recomiendan utilizar jabones suaves, respetuosos con los lípidos de la piel, así como productos en texturas ligeras que hidraten y refuercen la barrera cutánea. Debemos aplicar la loción hidratante media hora antes de ponernos la mascarilla y exfoliarnos el rostro, al menos, dos veces por semana por la noche para eliminar células muertas que impiden respirar a la piel

Adiós al maquillaje

El maquillaje es uno de los grandes enemigos del maskné. En la medida de lo posible, debemos tratar de evitarlo, ya que genera aún más oclusión de la piel. Además, el sudor que desprenden las sensibles zonas cubiertas por la mascarilla puede impregnarse con la suciedad en tu piel y provocar la aparición del temido acné. En caso de tener que hacerlo, tenemos que evitar utilizar bases y correctores. Al tener buena parte del rostro cubierto, lo idóneo es centrarnos en potenciar la mirada y evitar la aplicación de productos innecesarios, que contribuyen a la aparición de imperfecciones. ¡Es importante que la piel respire!

Escoge bien la mascarilla

Al igual que la higiene es fundamental para evitar que aparezcan brotes en las zonas 'ocultas', escoger el accesorio adecuado también podrá salvarnos de más de un susto. En el caso de utilizar una mascarilla de tela, tenemos que lavarla después de cada uso con un detergente libre de fragancias para reducir contagios y eliminar cualquier tipo de bacteria y grasa que pueda 'atacarnos' la piel. Para las personas con la dermis sensible, los expertos recomiendas las mascarillas homologadas de algodón y prestar atención a las quirúrgicas. Esta herramienta de protección, la más extendida entre la población, puede generar irritación. Recuerda lo más importante: no reutilizar las mascarillas de uso único.

Lee también: Las mascarillas de tela reutilizables más bonitas de la temporada son estas

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie