Camina salvando el planeta: las zapatillas sostenibles españolas y otros calzados ecológicos

Medio ambiente

Los zapatos ecológicos ni son más caros ni están pensados solo para vestir de 'sport'

Es una industria floreciente que no contribuye al sufrimiento animal, cuida el planeta y fomenta la pequeña y mediana industria.

por Laura Bech

Basta con que busques calzado sostenible para que encuentres decenas de opciones en cada región autonómica. Las fábricas de calzado ecológico, diseñados y confeccionados en España, proponen una tendencia que es respetuosa con el medio ambiente y comprometida. Buscan producir productos de calidad, con materiales nobles, en ocasiones reutilizados, que generen un nuevo estilo de consumo. Comprar de manera consciente, cuidadosa y acertada. Lo que necesitamos, solamente, y conservarlo. 

El 10% de la emisiones de dióxido de carbono (CO2) producidas en el mundo provienen de la industria de la moda. La producción precaria, los químicos que se emplean para la fabricación, el agua necesaria y la cantidad de kilómetros para transportar el calzado desde su lugar de origen al de destino, obligan a la industria textil a dar un giro en su manera de confeccionar. 

Leer más: ‘Earthing’: el movimiento que une actividad física y naturaleza

¿Por qué comprar un calzado sostenible? 
 

  • Por compromiso ecológico. Cuando eliges tejidos orgánicos, sostenibles y, en muchos casos, hasta reciclados, estás colaborando a reducir la cantidad de agua invertida en la producción y de los pesticidas utilizados. También te aseguras que ningún animal sufra o muera en el proceso de producción y es una manera de contribuir al descenso de la ganadería industrial, una de las más contaminantes del planeta.
  • Por motivos económicos y sociales. Es una manera de generar empleo de calidad en muchas regiones del país. Es otra forma de asumir el compromiso ante el cambio climático y dar ejemplo de otro modelo de consumo, racional, cuidado y sostenibles. 
  • Los calzados ecológicos no utilizan ningún producto de origen animal, los tejidos son de algodón orgánico o de origen vegetal como el de cáñamo y el lino.  Para las suelas, aunque depende de si es calzado deportivo o de vestir, se emplea caucho natural, corcho y yute. 
     

VER GALERÍA

Leer más: Qué debo cambiar en mi alimentación para cuidar el medio ambiente

Derribando mitos 1:  El calzado sostenible es más caro

Hace un tiempo todo lo que fuera ecológico, vegano y, además, de industria nacional, significaba un coste extra en el producto. Tal vez, de esa época, mantengamos la idea de que comprar este tipo de calzado es mucho más caro que adquirir otro realizado con materiales sintéticos. 

El calzado vegano y sostenible, tiene una duración superior. La calidad de la materia prima se selecciona con rigurosidad, porque no se busca un producto de usar y tirar. Si no fuera así, no se lo consideraría sostenibles, porque entrarían en una dinámica consumista que lejos de cuidar el planeta lo perturba. En el mercado local existen alpargatas desde 20 euros y el precio promedio de esta clase de calzado ronda los 45 euros. Algunas de las empresas de calzado sostenible más prestigiosas del país son Flamingo’s Life, Muroexe, Slowers, Mireia Playá o By Blanch. Algunas marcas, incluso, destinan un porcentaje del importe de la compra a ONG’s con las que colaboran.

Derribando mitos 2:  Son bonitos pero muy deportivos para llevar al trabajo

El calzado ecológico no es un trozo de tela con suela de yute. Lejos de parecerse a un calzado playero, los zapatos sostenibles cuentan con diseñadores concienciados con el medio ambiente y con un gusto exquisito. En muchas de estas tiendas encontrarás calzado de autor, confeccionado con amor y recursos benévolos con la naturaleza y el medio ambiente. 

Claro que también encontrarás calzado deportivo y de playa, pero el nivel de especialización al que ha llegado la industria española es tal,  que puedes encontrar modelos para todos los gustos y necesidades. Desde tacones hasta zapatillas, modelos unisex, para hombre, mujer y niño. Es el inicio de una nueva manera de comprar zapatos duraderos, únicos y sostenibles. 

Leer más: Ciudades terapéuticas, ¿utopía o futuro?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie