Cómo reciclar tu ropa vieja de deporte

Medio ambiente

Cómo reciclar tu ropa vieja de deporte

Es una de las tendencias más actuales, ya no renovamos el armario sin antes haber dado una segunda vida a nuestras prendas favoritas.

por Laura Bech

La conciencia ecológica ha crecido considerablemente los últimos años. Según datos ofrecidos por Ecoembes, la organización que trabaja el ecodiseño desde el reciclaje de plásticos, brick, latas, cartones y papeles, los españoles hemos reciclado más del 75% los envases que utilizamos. Lo hace cerca del 80% de los hogares cifra que ha aumentado durante el último año con respecto al anterior.

La cifra no solo es una buena noticia, marca una tendencia en cuanto la forma de consumir y desechar. Durante el 2018 hemos aportado a los contenedores amarillos cerca de 16 kilos de envase por persona. 

Leer más: ¿Sabes a qué lesiones te expones a la hora de entrenar en el gimnasio?

¿Sabes dónde reciclar la ropa deportiva? 

Es frecuente que esta clase de prenda termine tan gastada que no te hayas detenido siquiera en pensar qué hacer con ellas. Depende el tejido y el estado de estas puedes elegir entre algunas opciones no contaminantes y  otras solidarias. 

VER GALERÍA

Muchos establecimientos de venta de ropa deportiva han colocado en sus instalaciones contenedores para que recicles esta clase de prenda. Una posibilidad es que consultes con el sitio en el que sueles comprar y lleves todas las mallas, camisetas y sudaderas que ya no utilizas. 

Asociaciones como Caritas recolectan todo tipo de indumentaria, incluida la de hacer ejercicio. Grandes marcas colaboran con esta entidad ofreciendo en sus tiendas las posibilidad de que entregues, allí mismo, la ropa que todavía puede ser utilizada. 

Leer más: Estos ejercicios no pueden faltar en tu rutina si ya has cumplido los 30

El calzado y los accesorios también se pueden reciclar

La importancia de cuidar el medio ambiente y reciclar de manera correcta ha crecido tanto durante los últimos años que muchas empresas se han creado para tejer redes entre los usuarios, los recolectores y los diseñadores. Comprar una prenda reciclada puede convertirse en una tendencia tan actual como original. 

Reciclar las zapatillas es mucho más útil de los que crees. Algunas tiendas de venta de calzados cuentan con programas especiales de reciclado que convierten a tus deportivas en material con el que construir pistas y superficies de juego para niños. El proceso de reciclado no es sencillo porque esta clase de producto requiere de una minuciosa separación de sus componentes para que puedan reutilizarse correctamente.

Si utilizas complementos para tu entrenamiento también puedes darle otra oportunidad a las sogas, cuerdas y dorsales. El material con el que se fabrican los distintivos de los corredores suele ser, además de resistente, impermeable. Muchos organizadores de carreras han comenzado a colocar contenedores específicos para las dorsales metros después de la meta. Si no lo tienen puedes solicitar que en la próxima maratón tengan en cuenta este detalle. Es un elemento altamente contaminante por lo que reutilización es fundamental.

Si practicas ejercicio con cuerda, sabes que por seguridad, no debes extender la vida útil de esta. El nylon que se ha roto puede reciclarse y si te animas al DIY hay muchas posibilidades decorativas para este material. 

Si eres una recicladora profesional, sabrás que los cierres pueden ser de metal o de plástico. Si te esmeras en dejar la ropa en los contenedores indicados para este fin, es factible que dudes sobre qué debes hacer con las cremalleras.

Si crees que la ropa de la que te vas a deshacer no está en condiciones de tener una segunda vida, puedes descoser la cremallera o dejarla. Si eliges la primera opción puedes depositarla en los contenedores amarillos. En prendas deportivas suelen emplearse cierres de plástico. 

Si la cremallera fuera de metal, el proceso de reciclado es más complejo, porque deberías retirarle los restos de textil antes de dejarla en el contenedor amarillo. El proceso de reciclaje varía en función del objeto desechado. Ante la duda es preferible que consultes cómo debes hacerlo. De esta manera se economiza energía y se facilita el trabajo de clasificación.

Por persona desechamos una media de 10 kilos al año de ropa, el compromiso de España con la Unión Europea es el de reciclar 490 millones de kilos de prendas para el próximo año.

Leer más: Sigue estos consejos para proteger tus lumbares cuando haces deporte

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie