gatos

Un segundo gato en casa: cómo favorecer la adaptación y el proceso de convivencia

Haz que la llegada del nuevo miembro de la familia sea lo menos traumática posible siguiendo estas pautas

por Gtresonline

Los gatos son animales muy territoriales que pueden sentirse tremendamente atacados con la llegada de otro minino a nuestros hogares. Si tienes uno y estás pensando en incorporar un nuevo miembro a tu familia es importante que tengas en cuenta una serie de pasos previos antes de que llegue el cara a cara que, por lo general, suele convertirse en un proceso bastante complicado y estresante tanto para los dos gatos como para sus dueños.

Tu gato es el rey de la casa. Está acostumbrado a ti, a no 'compartirte' con nadie y a que le dediques a él todos los mimos y caricias (que te permita) exclusivamente a él. La llegada de un nuevo animal despertará sus instintos más primarios y hará que quiera defender su espacio del 'invasor'. Bufidos, arañazos, mordiscos, orines marcando determinados puntos de la casa son algunos de los 'actos de bienvenida' que probablemente le dedique. En ocasiones es inevitable que se produzca alguna pequeña pelea, especialmente durante las primeras semanas de convivencia. Sin embargo, está en tus manos que el proceso sea lo más breve y menos traumático posible.

- Leer más: Cómo actuar para que tu mascota no sufra estrés durante una mudanza o una obra en casa

Antes de llegar a casa

Si tienes opción, unos días antes de llevar al animal a su nuevo hogar llévale un par de juguetes o mantitas de tu gato. Déjalo que huela los objetos y que los toque para que se impregne su olor en ellos y después devuélveselos a tu mascota. Así empezará a despertarle curiosidad el nuevo olor y no se sentirá tan invadido cuando se produzca el encuentro. Es importante también que este no se produzca justo después de que el nuevo inquilino haya pasado por el veterinario para su chequeo médico y desparasitación, ya que tu gato podría reconocer el olor de la clínica y pensar que le toca una incómoda visita. Cuando llegue el esperado día, deja que se huelan a través del trasportín, sin abrir la puerta, de forma tranquila y con mucha paciencia y dejando que sea tu gato el que se acerque a 'su nuevo hermano'.

'Cuarentena'

El proceso de adaptación no será fácil. Por eso es recomendable que ambos permanezcan en estancias separadas durante, al menos, dos semanas. Prepara una habitación para tu nueva mascota con su comedero, bebedero, arenero, camita y algunos juguetes. Divide tu tiempo entre una y otra. Así la nueva se acostumbrará a tu presencia y la otra empezará a oler que hueles a otro gato y poco a poco dejará de sentirlo como una amenaza. De vez en cuando, encierra a tu antigua mascota y deja que la otra se pasee por la casa para que explore y deje su olor por ella. Observa cómo reacciona cada gato a los diferentes estímulos.

Cuando pase un tiempo prudencial deja que se conozcan sin barreras. Es normal que los dos se sientan incómodos e incluso que lleguen a bufarse, pero todavía necesitan adaptarse a la presencia del contrario. Empieza organizando encuentros de un par de minutos, horas, etcétera, hasta que veas que la calma empieza a reinar y que ambos se toleran. Esto es más fácil cuando introducimos un gatito en casa, ya que el pequeño podrá adaptarse mejor a la jerarquía que existe en tu casa que si los dos gatos fueran adultos. No obstante, eso no quiere decir que sea algo imposible. Sin embargo, el proceso sí que puede llevar algo más de tiempo.   

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie