¿Sufres alguno de estos síntomas clave de la diabetes?

¿Sufres alguno de estos síntomas clave de la diabetes?

Conocer cuáles son los síntomas de la diabetes y aprender a identificarlos es fundamental para tratar esta enfermedad de manera eficaz lo antes posible.

por Cristina Soria

La diabetes es una enfermedad metabólica que afecta cada vez a más personas en nuestro país. Las más frecuentes, la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2 se pueden diagnosticar con facilidad mediante un análisis de sangre. Si presentas uno o varios de los síntomas que te detallamos a continuación no dudes en consultar con tu médico para que te realice las pruebas necesarias.

Aumento de la micción

Conocido también como poliura, el aumento de micción se produce, si es un síntoma de diabetes, cuando se acumula un exceso de glucosa en la sangre. La reacción de nuestro cuerpo es poner a los riñones a trabajar a toda velocidad para que filtren y absorban ese exceso. Cuando los riñones no pueden hacer bien su trabajo eliminan la glucosa sobrante a través de la orina, y eso provoca el aumento de veces que vamos al baño.

Cuando la micción se vuelve demasiado frecuente corremos el riesgo de deshidratarnos, y es entonces cuando aparece el siguiente síntoma de la diabetes: las ganas constantes de ingerir líquidos. 

Incremento significativo de la sed

Es uno de los primeros síntomas de la diabetes que nos hace ponernos en alerta. Llamado también polidipsia, el exceso de sed es la consecuencia del aumento de la micción al que nos referíamos antes, que supone una pérdida excesiva de líquidos por vía renal.
Es entonces cuando empezamos a sentir sed a todas horas, porque es la forma en la que el cuerpo nos transmite su necesidad de reponer líquidos y nos informa, principalmente, de que algo no está funcionando bien. Y, en ocasiones, eso que no está funcionando se debe a que hemos desarrollado diabetes tipo 2.

VER GALERÍA

Tanto el exceso de micción como la falta de líquidos pueden hacernos sentir una fatiga inusual, ya que nuestro organismo no puede utilizar como querría la glucosa para producir energía.

Leer: ¿Eres diabética? Así deberías organizar tu rutina deportiva

Pérdida de peso

Que nuestro peso sufra variaciones significativas también es uno de los síntomas frecuentes de diabetes. La pérdida de azúcar a través de la orina conlleva una pérdida de calorías que se traduce en una evidente disminución del peso corporal. Por otro lado, la diabetes provoca que las células no sean capaces de aprovechar la glucosa que ingerimos, ya que la insulina de nuestro organismo no actúa como debería, y su reacción es utilizar las grasas que tiene acumuladas como fuente de energía.

Esta pérdida de grasas, en ocasiones, puede derivar en una cetoacidosis diabética, que produce un fuerte desequilibrio en nuestro organismo y que suele asociarse a la diabetes tipo 1.

Aumento del apetito 

El aumento de apetito o polifagia es otra de las consecuencias de que nuestras células no consigan asimilar la glucosa que introducimos en el organismo. Cuando la acción de la insulina falla, y las células no obtienen la energía necesaria envían señales a nuestro cerebro que se convierten en la sensación constante de hambre. 

Por eso, si además del resto de síntomas, sentimos de manera repentina un apetito desmedido, debemos considerar muy seriamente la posibilidad de padecer diabetes.

Leer: ¿Es posible predecir si una persona será diabética a través del estudio de su ADN?

Visión borrosa y hormigueo en las extremidades

Es sabido que la diabetes afecta en ocasiones a la vista. Y es que el exceso de azúcar en sangre puede afectar a la capacidad de los ojos para enfocar. Este síntoma debe tratarse cuanto antes, porque aunque en la mayoría de los casos no se traduce en un problema serio de visión, también es cierto que esta dificultad para enfocar puede evolucionar hasta provocar incluso la ceguera.

En cuanto al hormigueo en manos y pies, la causa es que el exceso de azúcar en sangre puede dañar los nervios, y es entonces cuando sentimos pérdida de sensibilidad y hormigueo en las extremidades, e incluso ardor en las mismas.

Leer: Consejos para personas diabéticas en verano

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie