Tentempiés sanos para tomar en la playa y olvidarte de las patatas fritas

Tentempiés saludables para tomar en la playa y olvidarte de las patatas fritas

En verano, los días de playa son largos e intensos, y necesitamos ir bien preparadas para afrontar la jornada. Pero no todo se reduce al protector solar. Cuidar los tentempiés que llevamos en la bolsa de playa puede ser la garantía de que disfrutemos de una jornada inolvidable.

por Cristina Soria

A estas alturas de la vida seguro que eres una experta a la hora de preparar la bolsa de la playa: protector solar, toalla, algo para leer, un cambio de bañador o bikini y, cómo no, un tentempié para tomar a media mañana o tarde. 

Esto último, qué nos vamos a llevar para comer en la playa cuando necesitemos algo de picoteo, es algo que no deberíamos descuidar ni preparar a la ligera. Los alimentos que ingerimos durante un día de playa pueden ayudarnos a sentirnos mejor y más saludables (además de a no engordar) o conseguir el efecto contrario.

Ir a la playa es tan divertido como cansado

En esto parecemos estar todos de acuerdo: vas a la playa a descansar y a darte algún baño reparador en el mar, y al terminar la jornada sientes el cuerpo tan cansado como si hubieras pasado todo el día trabajando sin parar.

Leer: Beber agua es fantástico, pero vigila tus límites

Esto ocurre, principalmente, porque pasar un día en la playa aumenta de manera significativa nuestra temperatura corporal y nos genera, con total seguridad, algo de deshidratación en nuestro organismo. Solo con estos dos factores ya podemos sentir cansancio y fatiga tras un día de descanso playero.

VER GALERÍA

Por eso es importante cuidarnos no solo por fuera con el protector solar, el sombrero, la sombrilla o las gafas de sol; también hemos de protegernos por dentro, y la forma de hacerlo es con un saludable tentempié a la mitad de la jornada, que nos ayude a regular adecuadamente los niveles de hidratación.

Qué debemos llevar a la playa como tentempié

Por supuesto, vamos a descartar todos aquellos alimentos ultraprocesados que no te aporten nutrientes ni hidratación y, además, estén repletos de calorías, como las patatas fritas o las galletas. En su lugar, vamos a centrarnos en las opciones que son más saludables para ti, y que te aportan proteínas y vitaminas, sin añadir más grasas o azúcares de los necesarios.

En primer lugar, no olvides llevar siempre contigo una botella de agua que te garantice estar siempre bien hidratada, pues lo primero que va a perder tu organismo en la playa son líquidos.

Leer: No descuides la alimentación de tus hijos en verano

En cuanto a los alimentos, la fruta encabeza la lista de lo mejor que puedes tomar tanto antes de ir a la playa, como una vez que estés en ella.

Las frutas que contienen grandes cantidades de agua son ideales para reponer líquidos: la sandía, el melón, los melocotones y la sandía se encuentran a la cabeza de la lista. Pero vale cualquiera que a ti te guste o tengas a manos, como la piña, el kiwi, la manzana o un puñado de fresas.

Los frutos secos te aportan proteínas, y son ideales para picar cuando sientas que te hace falta un punto de energía. Si vas a comer en la playa, las sopas frías son perfectas para reponer vitaminas y líquidos, como el gazpacho o el salmorejo.

Vegetales como las zanahorias, el pepino o el tomate son también una fuente de vitaminas y antioxidantes. Y, aunque con menos nutrientes, puedes permitirte llevar chips de vegetales deshidratados, sobre todo si echas mucho de menos la clásica bolsa de patatas fritas.

Leer: Los alimentos que siempre debes consumir crudos

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie