Coches

Medio ambiente

¿Eres conductor? Toma nota de estos gestos para reducir la contaminación

Independientemente del vehículo que tengamos, podemos llevar a cabo una conducción eficiente y reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera

por Gtresonline

El problema medioambiental se ha consolidado como la principal preocupación de la población, por delante del terrorismo y los ciberataques. Cada grano de arena cuenta para proteger la atmósfera de la contaminación y, según los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), el 13% de las partículas contaminantes en los 28 países de la Unión Europea son ocasionados por el transporte por carretera. En este sentido, cada vez son más las medidas que se han impulsando para intentar reducir las emisiones, como Madrid Central, y que los conductores tomen conciencia de la grave situación en la que nos encontramos inmersos.

Los coches híbridos o eléctricos suponen un importante paso adelante para reducir las emisiones de CO2 causantes del calentamiento global y la contaminación del aire en las ciudades que los que se alimentan de gasolina o diésel. Sin embargo, no todas las personas pueden hacer frente a este esfuerzo económico y este tipo de vehículos no están al alcance de todos los presupuestos. Afortunadamente, existen pequeños gestos que, independientemente del modelo que tengamos en nuestro poder, contribuyen a la salud del planeta.

VER GALERÍA

Leer: Trueque 'eco': Pagar el transporte público reciclando ya es posible

Prudencia al volante

Además de ser la mejor forma de evitar accidentes, la prudencia al volante también ayuda a reducir las emisiones de gases contaminantes. Una conducción eficiente, sin cambios bruscos y evitando los frenazos o acelerones innecesarios, disminuye el consumo de energía. Moderar la velocidad, así como utilizar las marchas adecuadas, saliendo siempre en primera y cambiando progresivamente las marchas antes de revolucionar el motor más de la cuenta, es una buena solución contra la huella de carbono que todo podemos aplicar a la hora de ponernos al volante.

Cuidado con la temperatura

Tanto el aire acondicionado como la calefacción tienen una incidencia muy grande en el consumo del combustible del vehículo. Aproximadamente un 20 % más. Se recomienda mantener la temperatura entre los 21 y los 23 grados y podemos llevar a cabo pequeños trucos para economizar el uso del climatizador y conseguir un clima confortable dentro del coche sin perjudicar excesivamente al planeta. Intentar aparcar a la sombra en verano, utilizar el parasol y colocar correctamente los difusores pueden contribuir a alcanzar la temperatura adecuada.

Además, según la velocidad, conducir con las ventanillas bajadas puede empeorar la aerodinámica del vehículo y provocar que al coche le cueste más moverse y, por tanto, consuma más combustible. No obstante, en caso de no superar los 80-90 kilómetros por hora, como cuando el trayecto es urbano, es recomendable bajar las ventanillas antes que poner el aire acondicionado.

Carga adecuadamente el coche

Por cada 100 kilos de peso extra se incrementa el gasto de combustible un 5% y, por tanto, las emisiones. Al igual que no se debe sobrecargar el maletero, una carga mal distribuida ofrece mayor resistencia al aire y, además, provoca que el coche sea más inestable.

Por otro lado, es importante garantizar que todo esté en orden antes de arrancar. Controlar los niveles y filtros, el nivel de presión de los neumáticos y detectar a tiempo las averías del motor contribuye a ahorrar en gasolina y evitar un exceso de contaminación.

Leer: ¿Sabes cuál es la ciudad española más comprometida con el cambio climático?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie