Si tu gato no usa el arenero puede que sea por uno de estos motivos

Si tu gato no usa el arenero puede que sea por uno de estos motivos

Cuando descubres que tu gato ha dejado de usar la bandeja de arena para hacer sus necesidades es el momento de plantearte qué razones puede tener para ello.

por Cristina Soria

La mayoría de los abandonos de mascotas se producen cuando su comportamiento no es el que deseamos y eso hace difícil la convivencia. De esta forma, que tu gato no utilice el arenero y haga sus necesidades en cualquier parte de la casa es, según los especialistas, una de las mayores causas de abandono de gatos.

Lo veterinarios llaman a esta situación “eliminación inadecuada” y es una situación que se da más de lo que creemos, pues pese a que consideremos que los gatos son de los animales domésticos más limpios, en ocasiones sufren problemas de conducta que les hace abandonar el arenero.

El gato es un animal, no toma decisiones

Es muy importante que ante cualquier problema que surja con tu mascota tengas en cuenta que lo que nos separa de los animales es el hecho de que ellos no llegan a conclusiones y toman directamente las decisiones. Todo lo que tiene que ver con su comportamiento es una mezcla equilibrada entre sus instintos y su adiestreamiento. No hay nada que puedan hacer sin que esté pautado por su genética o por aquellas costumbres que ha desarrollado al convivir con humanos.

Cuando un gato deja de utilizar el arenero jamás es una decisión fruto de la venganza o la comodidad. Siempre subyace un problema veterinario o provocado por su entorno, y es vital que seas consciente para sanarle o corregirlo cuanto antes, pues los gatos también son animales de costumbres, y cuanto más tiempo pase sin utilizar el arenero, más difícil será reconducirle a hacer sus necesidades dentro.

Cuestiones de salud

Entre todas las afecciones que los gatos pueden padecer las relacionadas con el sistema urinario son las más comunes, aunque no siempre tienen que ver con una raíz puramente anatómica, sino que el propio estrés puede producirles, al igual que a los humanos, una necesidad irrefrenable de orinar. De esta forma, tu gato puede tender a buscar sitios habituales, pero a los que deba recurrir cuando esté lejos de su arenero

VER GALERÍA

Sea por cuestiones orgánicas o por estrés, cuando un gato desarrolla cistitis siente una urgencia ineludible, pues la vejiga le produce dolor. De esta forma, el problema no es de adiestramiento, y debes recurrir al veterinario para que determine un tratamiento que pueda hacer que tu gato aguante y logre llegar a su arenero.

Leer: Nos encantan los vídeos de gatitos, y la ciencia sabe por qué

Mantenimiento el arenero

Si el gato no siente que el arenero está en buenas condiciones puede creer que ya no cumple su función y que, por lo tanto, da igual dónde haga sus necesidades. Puede que la arena esté más sucia de lo que él cree como suficiente. Ten en cuenta que el arenero es una zona íntima para él y, salvando las distancias, ponte en su lugar a la hora de ir a un aseo. 

Existen gatos con mayor deseo de higiene que otros, pero si tu gato no utiliza el arenero, baraja la posibilidad de no espaciar tanto el tiempo entre el que realizas el cambio de arena. Lo ideal es una vez al día, pero puedes probar a hacer dos y comprobar que el gato entiende que ahora su arenero está más limpio.

Además, también puede haber gatos que sientan rechazo a ciertos tipos de arena. Hay muchas en el mercado, con distintos tamaños, texturas y olor del sustrato. Que el gato rechace un tipo de arena no es una decisión caprichosa consciente, sino que no pueden evitar sentirlo así y se revelan de forma natural: no es nada personal.

Leer: Existen los patios para gatos y se llaman catios

Cuestión de espacio

También se recomienda tener dos bandejas por gato, y repartirlas en lugares alejados de la casa, para que tenga donde elegir. Pero también se dan situaciones en las que el lugar donde está la bandeja no es del agrado del gato. Esto no es tanto una decisión subjetiva de la mascota, sino que está fundada en que cerca de la bandeja puede haber algo que le intranquiliza: un olor, una zona de paso, un objeto… Si no la utiliza, prueba a cambiarla de sitio.

Puede darse el caso de que el gato haya vivido una experiencia dolorosa en su arenero, o cerca de este. Por esa razón, en ocasiones conviene cambiarlo completamente, tanto el propio objeto como la ubicación de este. 

Leer: ¿Tu gato ha engordado? Presta atención, podría padecer una de estas enfermedades

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie