mascotas-sobrepeso

'¿Por qué mi perro siempre tiene hambre?'

Sobrealimentar a nuestra mascota tiene graves consecuencias para su salud. Sigue estos consejos ¡y no te dejes chantajear!

por JULIA GIRÓN

El sobrepeso es uno de los problemas de salud que más afecta a nuestras mascotas y más preocupa a los veterinarios, quienes señalan a los dueños como principales responsables. Y es que, bien sea por desconocimiento sobre cuál es la alimentación más adecuada para nuestra mascota, o por el chantaje emocional que ejercen sobre nosotros, la mayoría de veces acabamos sobrealimentando a nuestro animal. La pregunta para muchos dueños, sobre todo primerizos, es: ¿por qué mi perro siempre tiene hambre? ¿Es normal? ¿Debo darle de comer siempre que pida comida?

“Lo que desconocen muchos propietarios es que, cuando alimentamos en exceso a nuestras mascotas estamos poniendo en peligro su salud. El sobrepeso en los animales, como en las personas, está relacionado con problemas óseos, articulares, cardíacos, respiratorios o diabetes, además de disminuir la calidad de vida y longevidad. Por ello es importante que demos a nuestra mascota una alimentación acorde con su edad, tamaño y condición física, además de otras necesidades específicas”, explica la veterinaria Loreto Rodríguez, quien respalda los datos de un informe publicado por Royal Canin sobre este problema que afecta al 50 % de las mascotas (una de cada dos).

- Lee: Estas son las enfermedades de perros más comunes

‘Cómo debe ser la alimentación de mi perro’

La buena noticia, por tanto, es que se trata de un problema muy fácil de tratar: con una alimentación que les nutra y algunos trucos que nos cuenta la experta para disminuir la ansiedad de nuestra mascota que, en la mayoría de casos, es la culpable de que nuestro perro quiera comer a todas horas. “Si estamos alimentando adecuadamente a nuestra mascota, esta no debería pedirnos más comidas fuera de las raciones que le corresponden. Si lo hacen puede deberse a ansiedad o aburrimiento o en determinados casos, como después de la castración, tras la que les aumenta el apetito y su capacidad para saciarse disminuye; lo que hace que pidan comida constantemente. También se sabe que hay determinadas razas, como los labradores, que por genética tienen más apetito que otras”, apunta la especialista en veterinaria.

  • Optar por alimentos de calidad. “Siempre debemos elegir productos de gama alta porque, obviamente, la calidad nutricional también es mayor. Con menos alimento, tendremos más nutrientes por ración”.
  • ‘Mixfeeding’: mezclar comida seca con húmeda. “Es una buena estrategia con la que conseguimos que el animal se sacie más rápidamente".
  • Adaptar las raciones. “Saber qué cantidad exacta tenemos que dar a nuestra mascota según su condición física es fundamental para prevenir la obesidad y conseguir su peso ideal; para ello es muy importante seguir los consejos nutricionales del veterinario, quien personalizará la dieta del animal”.
  • Buscar otras alternativas a los premios. Uno de los errores más frecuentes es premiar a nuestras mascotas constantemente con ‘chuches’ o alimentos extra. Sin embargo, tal y como apunta la experta “un perro valora más una caricia o diez minutos de juego que un trozo de pan”.
  • Entrenar a nuestro animal para que coma más lentamente. Es fundamental que la mascota disminuya el ritmo a la hora de la ingesta y coma su ración más despacio para sentir saciedad. Algunos trucos para ello serían, por ejemplo, esparcir la comida para obligarlo a no comerla toda de un solo atracón;  emplear un comedero específico que dosifica la comida con este objetivo, etc.
  • Ejercicio físico. Fomentándolo de manera regular en su día a día y adaptado al tipo de mascota que tengamos, aunque debe ir siempre acompañado de una buena alimentación, como decíamos.

- Lee: Alimentos que pueden ser malos para tu perro

- Lee: Vacunas, desparasitaciones y otras revisiones para tu perro

‘Cómo saber si estoy sobrealimentando a mi perro’

Para saber si mi perro sufre o no sobrepeso, ni siquiera necesitamos una báscula. Hay tres indicadores que cualquier propietario puede comprobar por sí mismo:

  • Dificultad para palpar las costillas.
  • Ausencia de cintura o dificultad para apreciarla mirando desde arriba.
  • Se cansa enseguida, no quiere hacer ejercicio.

Además...

- Nuria Roca nos presenta a sus perritas: Violenta y Pepita

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie