Cuanto tu perro llora ¿lo hace de verdad?

Cuando tu perro llora, ¿lo hace de verdad?

Los perros parecen tan cercanos a los sentimientos humanos que incluso parecen llorar. ¿Pero su llanto realmente denota tristeza? ¿Sus lágrimas significan lo mismo que las nuestras?

por Cristina Soria

Según la Federación Europea de Veterinarios, España es un país donde los perros nos han ganado el corazón. Los canes son la mascota mayoritaria aquí, donde un 25% de los hogares tienen un miembro de la familia perruno, frente al 19% que prefieren a los gatos. 

Probablemente, lo que haga al perro el animal predilecto de los españoles es su alto nivel de empatía. Y es que no se puede negar que muchas veces parecen humanos: hacen compañía, juegan y son capaces de ayudar a la policía, bomberos o a personas invidentes. ¿Pero ellos realmente empatizan con nosotros? Cuando lloran, ¿sus lágrimas son reales? ¿Se pueden llegar a sentir traicionados, ofendidos o melancólicos?

¿Qué hace a los perros tan empáticos?

Los perros tienen dos actitudes. Una es la de juego, que ocurre generalmente cuando están al aire libre o en presencia de otros perros. Y la otra es la actitud de reposo y seguimiento de la rutina del hogar en el que viven, integrándose en los quehaceres de su amo y de la familia de la casa. Es en este segundo momento cuando sus reacciones llegan a parecer humanas.

VER GALERÍA

La razón es que los perros tienen un saber estar que nos maravilla: saben ser pacientes y acompañar a sus dueños en cualquier cosa que hagan, mostrando interés y curiosidad por todo, hasta el punto de que parecen querer ayudar. Saludan cuando te ven, les entra sueño cuando tú duermes y parecen entristecerse cuando tú lloras.

Leer: Estas son las razones por las que tu perro te come a lametazos

Lágrimas de can

Vamos a empezar hablando desde un punto de vista puramente fisiológico, sobre si los ojos de los perros son capaces de derramar lágrimas. Y la respuesta es sí. Tienen conductos lagrimales, y no solo eso. En el caso de algunas razas pequeñas como el bichón maltés y los caniches es más que evidente porque estas lágrimas tintan su piel y pelo, produciéndose unas alteraciones en el color que rodea a los ojos, llamadas epíforas. Son razas que segregan más lágrimas de lo habitual y en ocasiones esta situación incluso les produce conjuntivitis.

Al igual que los humanos, las lágrimas de los perros ayudan a mantener el ojo limpio y libre de partículas que puedan dañar el globo ocular. Pero desde un punto de vista médico, esa es su única función. Sus lágrimas no están asociadas a sus estados de ánimo. Pero eso no quiere decir que tengan otras formas de expresar vulnerabilidad o cierta empatía.

Qué significa el llanto de los perros

Sentimos que nos escuchan mirándonos a la cara, mueven los ojos cuando les miramos, siguiéndonos con la mirada, y a veces parecen hasta avergonzarse cuando le reprendemos. Un animal que interactúa de esta forma es un animal puramente social, y esas socialidad necesita mecanismos de comunicación para interactuar con otros perros y humanos.

Los llantos de los perros son la forma que tienen de comunicar frustración, ansiedad y dolor. Lo hacen con un objetivo similar al que tenemos los humanos: rebajar estrés y exteriorizar sus necesidades y conflictos para que nos demos por enterados y les ayudemos a rebajarlos. 

Leer: Consejos para calmar a los perros con miedo a los petardos

Sin embargo, cuando nos referimos a los perros no deberíamos hablar de sentimientos, sino de sensaciones. Porque estas son menos complejas y no atienden a un conocimiento real de lo que ocurre a su alrededor, sino a claves mucho más básicas. ¿Me siento aislado? ¿Tengo hambre? ¿Me siento solo? Lloro.

Esto es así porque desde cachorro el perro aprendió instintivamente que disponía de una serie de sonidos que realmente se dividen en dos: ladrido y llanto. Ese llanto demuestra vulnerabilidad y los perros lo practican desde cachorros y aprenden que cuando lo emiten se les apoya, se les da calor, leche o atención. Así descubren que el llanto funciona, que sirve para pedir, y ayuda a su comunicación porque logran que se les conceda aquello que su instinto les dice que necesitan.

Lloran poco para hacerse los fuertes

Pero, si tan bien le funciona a un perro llorar ¿por qué no se pasan el día llorando para conseguir sus objetivos? El perro limita al míninmo cuando llora porque es un animal jerárquico, y su instinto le hace pretender estar en lo más alto de la casa. Esto significa ser el más valiente, el más protector y, si es posible, encontrar siempre un lugar desde el que su cabeza esté por encima de los demás. Por eso a veces será más fácil ver a un perro minúsculo ladrando como una bestia antes que verle llorar. Porque su naturaleza les pide ser defensores de su valentía, por encima de otras necesidades fisiológicas.

En ese esquema de razonamiento instintivo, el llanto es un método de comunicación que le hace perder puntos, que juega en contra de la identidad que su naturaleza le pide: ser fuerte. Por eso solo recurrirá al llanto solo cuando la situación evidencie una negación completa de sus posibilidades. Generalmente el rechazo, sentirse excluido del grupo. O la necesidad de comida y la prueba evidente de que no se la proveemos o por descuido o como castigo.

Leer: 5 situaciones que estresan a tu perro (y tú no eres consciente)

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie