Así te afecta tomar demasiada azúcar

Así te afecta tomar demasiado azúcar

Puede que consumas más azúcar de la que imaginas, ya que está oculta incluso en alimentos salados, y esto puedes acarrearte ciertos desequilibrios.

por Cristina Soria

El azúcar está en casi todos los alimentos industriales, incluso en algunos que consideramos inequívocamente salados. Esto hace que consumamos azúcar sin ser conscientes y superemos con facilidad los 25 gramos diarios que se recomiendan por norma general en el caso de las mujeres, y los 37 gramos para los hombres.

En los últimos años el consumo de azúcar se ha reducido drásticamente en todas las familias, pero se trata del azúcar que servimos en terrones, azucareros o bolsitas para el café. Según un informe del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, cada español consume hoy una media 10,6 gramos diarios, el equivalente a seis cucharadas pequeñas. Pero este dato no incluye los azúcares que van escondidos en otro tipo de alimentos procesados como la bollería, refrescos, patatas fritas e incluso la carne procesada.

Si tomamos como ejemplo un zumo de frutas industrial, concretamente un brick de 200 ml de zumo de mango y manzana sin azúcares añadidos, encontramos 12 gramos de azúcar. Con un simple zumo casi tenemos la mitad de azúcares recomendados por la OMS para todo el día.

Leer: ¿Qué nos dice el etiquetado de los alimentos?

El azúcar está donde menos te imaginas

Pero existen productos aún más sorprendentes que los zumos. Una ración de salmorejo industrial tiene alrededor de 7 gramos de azúcar. Y un vaso de bebida de avena tiene 15 gramos. Ambos son alimentos pretendidamente saludables a los que no se les presupone una alta cantidad de azúcar y, sin embargo, con un vaso de salmorejo y otro de leche de avena estaríamos cerca de completar el máximo de azúcar al día recomendado por la OMS.

Pese a los indicadores institucionales, otros estudios revelan que en Europa occidental la media de consumo de azúcar, en cualquiera de sus formas y apariencias, se aproxima a los 100 gramos al día. Una cantidad que se sale del gráfico de los límites establecidos como saludables.

Sin embargo, cada persona tiene una tolerancia distinta y puede ingerir una cantidad diferente en función de sus necesidades metabólicas. Según la nutricionista deportiva, Autumn Bates, debes tener en cuenta las señales que tu cuerpo envía para entender que tu consumo de azúcar podría estar superando su propio límite. Bates ha definido una serie de síntomas sobre los que estar alerta.

Leer: ¿Debemos reducir el consumo de azúcar?

Haces ejercicio, pero no pierdes peso

Parece evidente pero es posible que sientas que haces todo lo que está en tu mano en el gimnasio, sigues un plan de entrenamiento y el ejercicio físico no te falta. Y, además, tienes una dieta saludable, aunque no llevas un control exhaustivo de lo que comes porque crees que ya lo quemas todo en el gimnasio. El problema es que no estás evaluando correctamente los niveles de azúcar que ingieres. Mientras sigas tomando azúcar, no empezarás a quemar tu propia grasa.

VER GALERÍA

Te duele la cabeza y no sabes por qué

Si te duele la cabeza de vez en cuando puede ser producido por el azúcar. Tomar un alimento que lleve camuflado un alto contenido en azúcares puede producir un pico que al bajar cause un efecto rebote para tus niveles de glucosa en sangre y padezcas, como efecto colateral, dolores de cabeza repentinos y sin una explicación aparente.

Eres consciente de que cambias de humor y no conoces la razón

Los mismos picos que producen subidas y bajadas de la glucosa en sangre y que pueden acarrear dolores de cabeza, también pueden producir cambios de humor repentinos. Esto ocurre porque el azúcar ingerido se absorbe antes que otros nutrientes, como la grasa y las proteínas, y eso conduce a una subida de energía volátil, que tan pronto sube: baja. Esto afecta a nuestro estado de ánimo, primero puedes experimentar cierta energía pero enseguida tendrás hambre, sentirás cierta ansiedad, molestia general y enfado.

Leer: Cómo reemplazar el azúcar por alternativas más saludables

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie