Perros en el hogar

Cómo es la casa ideal para un perro

Los perros no solo necesitan pertenecer a una casa en la que poder vivir. También necesitan tener sus propios espacios dentro de ella.

por Cristina Soria

Si tu perro es para ti un miembro más de la familia, querrás que se sienta lo más cómodo posible en casa. Lo principal para él es saber que cuenta con tus cuidados y tu amor, pero además necesita un espacio que le garantice la higiene, la seguridad, y un sitio adecuado para dormir y comer.

El lugar de la comida

Es importante que pensemos bien en qué rincón de la casa vamos a tener su comedero y bebedero. Cambiarlo de sitio nunca es beneficioso para ellos porque se desconciertan. La comida ha de estar en su cuenco correspondiente a las horas y en las cantidades que te indique el veterinario. El bebedero, en cambio, ha de estar siempre lleno de agua fresca. Intenta ubicar el espacio de la comida sobre un suelo que sea fácil de limpiar, porque es inevitable que lo manchen con salpicaduras de agua y comida. Si no, puedes hacerte con una alfombrilla o mantel de plástico para poner debajo.

Leer: 'Doga': practica yoga con tu perro

Su zona de descanso

Busca un lugar donde no haya corrientes de aire ni haga demasiado calor (evita los radiadores junto a su cama). La luz tenue y la ausencia de ruidos son tan importantes para su descanso como para el tuyo, por lo que un espacio tranquilo y cómodo le hará feliz a la hora de dormir. Consigue una cama apropiada para él, que tenga un tejido suave y sea desenfundable para poder lavarla con facilidad. Ha de tener un buen aislamiento térmico y el suficiente acolchado para evitar a tu perro dolores musculares. Si tienes un jardín y va a dormir fuera, elige una caseta grande en la que pueda girarse sin dificultad. Las que están fabricadas en madera suelen ser las mejores para garantizarle un espacio limpio y cómodo.

VER GALERÍA

Espacio para jugar

Los perros necesitan a diario un tiempo para la diversión y para hacer ejercicio. Si dispones de un jardín o de espacio para que juegue y se mueva, asegúrate de que lo utiliza. Y de paso, busca un hueco para que sus juguetes siempre estén localizables. Podría pensarse que un espacio propio para que el perro tenga sus juguetes es excesivo, pero en realidad es mucho más cómodo para todos y evitas que se mezclen sus cosas  con las tuyas. Si no dispones de mucho espacio en casa no te preocupes, aprovecha el parque más cercano y sal a jugar con tu perro siempre que puedas.

Leer: Las 10 mejores razas de perro si vives en un piso pequeño

Los productos tóxicos, lejos de los niños (y de los perros)

Es muy importante tener precaución con los objetos y alimentos que dejamos al alcance de nuestra mascota. Todos los productos de limpieza contienen sustancias químicas que pueden resultar nocivas para tu perro. Algunos productos son excesivamente fuertes, como los productos para limpiar piscinas o los limpiadores de baño concentrados, que podrían causarles quemaduras o irritación en la piel solo con entrar en contacto con ellos. Si los ingieren podrían padecer una fuerte intoxicación que te obligaría a llevarlo inmediatamente al veterinario.

Leer: El 'equilibrado carácter' del pastor alemán: un ejemplo para toda la familia

Un suelo resistente

Un suelo para que tu perro camine sin problemas por toda la casa ha de cumplir con dos requisitos: ser resistente y fácil de limpiar (y desinfectar). Las baldosas de cerámica son ambas cosas, pero resultan demasiado duras para las articulaciones de los perros mayores. Los suelos de madera maciza son una buena elección. Solo debes preocuparte de que tu perro tenga las uñas bien cortadas para que no lo raye. El vinilo es una opción estupenda: barato, resistente y fácil de limpiar. Eso sí, ha de ser de alta calidad para que cumpla con todas estas condiciones.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie