Golden retriever

Los mejores cuidados para tu cachorro golden retriever

Si ha llegado a casa un cachorro de golden retriever, o está a punto de hacerlo, te enfrentas a un momento tan hermoso como delicado, en el que se deben tomar ciertas precauciones para que su adaptación al nuevo hogar sea lo mejor posible.

por Cristina Soria

Los golden retriever son una de las razas más apreciadas en todo el mundo. Y no es de extrañar, porque poseen una poderosa mezcla de belleza e inteligencia que les hace ser muy deseados.

Su llegada al hogar hay que afrontarla con cuidado y delicadeza. El cachorro es aún un ser frágil que desconoce con qué se va a encontrar.

Si hay niños en casa, estarán deseando conocerle. Es mejor que le saluden uno a uno, con mucha calma, para no aumentar la ansiedad que supone para el pequeño golden llegar a un sitio nuevo, con gente aún desconocida para él.

Lo más importante es que el cachorro sienta que el nuevo hogar es un espacio seguro en el que podrá encontrar su sitio sin dificultad. Enséñale dónde están sus espacios para comer, dormir y hacer sus necesidades, si aún es pequeño para salir a la calle. No te preocupes si al principio ni come ni bebe. Está asustado y necesita tiempo para habituarse a todo. Ya verás cómo en poco tiempo está perfectamente adaptado y os hacéis inseparables.

VER GALERÍA

Leer: Las 10 mejores razas de perro si vives en un piso pequeño

Educación

Los golden son perros muy inteligentes con una alta capacidad de aprendizaje, pero eso no quiere decir que no necesite un buen entrenamiento para evitar la adquisición de malos hábitos. Los expertos recomiendan empezar su en adiestramiento cuando son cachorros para obtener mejores resultados. Que aprendan a ir el baño es la primera enseñanza y la más sencilla de todas: hay que sacarles a pasear cada hora y media al principio, y después de las comidas. Prémiales y felicítales cada vez que lo hagan bien.

Solo debemos tener paciencia y emplear el refuerzo positivo con nuestro cachorro para conseguir grandes resultados.

Leer: Errores frecuentes en la educación de tu mascota

La comida

Lo normal es que nuestro cachorro llegue a casa destetado y ya habituado al pienso. Intenta darle el mismo que tomaba en el criadero, al menos al principio, para que su pequeño estómago no sufra cambios bruscos de hábitos.

Entre las 8 y las 20 semanas hay que darle de comer 3 veces al día. Para que se acostumbre a horarios estables, hay que dejar la comida en el cuenco unos 20 minutos y luego retirarla hasta la siguiente toma. El cuenco del agua, en cambio, ha de estar lleno a todas horas. A partir de las 20 semanas las comidas se reducen a dos diarias.

Si quieres evitar que se acerque a la mesa a pediros comida poniendo carita de pena, sírvele su ración a la hora en que os sentéis habitualmente a comer. Así estará entretenido y será más difícil que quiera vuestra comida.

Leer: Cómo preservar el buen carácter de tu bichón maltés

Limpieza

El dorado pelaje del golden es su mayor rasgo de belleza. Normalmente a los 6 meses se han deshecho del de cachorro y adquieren el definitivo. Pero hay que revisarlo constantemente para evitar que aloje parásitos. Los peines metálicos, con las puntas finas y juntas, tipo cerda, son los más adecuados para su cepillado. Lo mejor es hacerlo varias veces a la semana para que mantenga su aspecto brillante y, además, no acumule suciedad.

Las orejas también hay que limpiarlas con frecuencia para evitar posibles infecciones. Revísalas cada semana para ver que no hay cambios de aspecto ni olor, y consulta con tu veterinario la forma más adecuada de mantenerlas limpias.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie